Mis lecturas actuales y Barra de menú




viernes, 19 de noviembre de 2021

RESEÑA El Atlas del Fuego


 
Autor: Gabriel Sánchez García-Pardo
Editorial: Munyx, 2021
Corrección: Arantxa Comes
Rústica con solapas / ebook, 330 págs.
Autoconclusivo
Género: Fantasía épica, Aventura, Juvenil

Una plaga aterradora se extiende por todo Ekon Sholeh, y Aisha Noor, la princesa cartógrafa, recorre su geografía en busca de supervivientes.

Pero cuando Aisha regresa a casa tras una expedición funesta, descubre una verdad aún más terrible: no hay muros que puedan protegerla de la catástrofe que se avecina. Su única opción es unirse a un grupo de fieros asesinos para adentrarse en el peligroso país enemigo en busca de un objeto legendario…

Un mapa en blanco en el que puedes dibujar un mundo nuevo a tu medida.

¿Qué harías si tuvieras el poder para hacer empezar a la Humanidad desde cero?

Solo quedan doce días…

No sabéis la ilusión que me hace poder comentaros de nuevo otra historia más de Gabriel Sánchez García-Pardo. Todas y cada una de las novelas que he podido leer hasta ahora de este autor han sido especiales para mí, de una manera u otra, y me han dado exactamente aquello que no me esperaba para nada y que no sabía que necesitaba leer hasta que Gabriel me lo ha puesto delante. Si tenéis curiosidad por alguna de ellas, hay varias reseñadas ya en este blog y os las enlazo todas al final en cada portada. Hay tantísimo que comentar en El Atlas del Fuego que no sé ni siquiera por dónde comenzar porque tengo las sensaciones que se atropellan unas a otras, así que supongo que comienzo con lo más evidente. De nuevo, la maravilla que nos entra por los ojos nada más ver el libro es obra de la ilustradora Alicia de Andrés, como también lo ha sido de varias de sus anteriores novelas. Además, como bien expresa el autor en los agradecimientos, es increíble la compenetración que puede haber entre un autor y un ilustrador llegados este punto, porque una vez más podemos deleitarnos con otra portada perfectamente sincronizada con la historia que contiene. Así nos podemos hacer una idea prácticamente exacta de lo que hay aquí: un mundo de fuego, guerreras con espadones, ambientación feudal con aires orientales, una líder… Es imposible que nadie se lleve a engaño y por lo tanto todo el que entra aquí sabe que va a pasar calor, sofocos, falta de aire, subidas de tensión, abanicamientos desesperados y sudoración excesiva.

Para empezar, tenemos una cuenta atrás opresiva que nos indica en cada inicio de capítulo que Gabriel ha creado un mundo sencillamente por el placer escritoril de destruirlo en un par de semanas y que nosotros asistamos al fin de sus días viendo cómo el tiempo se agota rapidísimo, porque encima no podemos dejar de pasar páginas y más páginas aunque sepamos que eso es contraproducente para el pobrecito mundo que acabamos de conocer. Ekon Sholeh es el territorio de fuego en el que nos metemos en pleno apocalipsis nada más empezar pero que forma parte de un mundo más grande, completado por otro territorio enemigo al sur, con su paisaje de cenizas y ocupado por los cinéreos, un pueblo incivilizado de salvajes en guerra desde hace siglos. Sobra decir que el worldbuilding de esta novela es fundamental para que la disfrutemos y por ello está mascado y triturado para que podamos pasear por ahí sin miedo a atragantarnos. Sin embargo, aquí lo importante es la premisa de la que parte la trama: una plaga. Poco original dicho así pero dadme un momentito que os explico. Hace unos años, de repente (¿o no tan de repente?) las personas empezaron a convertirse en una especie de zombies/demonios de fuego descerebrados y tremendamente agresivos que con solo tocarte ya te dan el carnet para que formes parte de su club llamado “Los ígneos”. Poco a poco, el ejercito de Ekon Sholeh, con su reina Mahtab a la cabeza, ha ido sucumbiendo, muertos o desaparecidos en batalla, ante los ígneos sobrenaturales o ante los cinéreos humanos, que encima ahora tienen otro frente abierto cuando un grupito cada vez más numeroso de fanáticos se han vuelto seguidores de una misteriosa chamana con poderes llamada Keta Daren, a la que le da igual matar cinéreos o sholianos con tal de que se unan a ella como sus fieles…. Vamos, que un apacible mundo el que se va a terminar en 3, 2…

En medio de todo este caos flamígero, la infeliz protagonista a la que se le viene el marronazo de salvar este mundo es Aisha Noor, nieta de Mahtab, aunque su hermana, la actual reina Zareen, también tiene un papel principal tras la muerte de su abuela. He notado que a Gabriel Sánchez le encantan los binomios de chicas poderosas, con habilidades por encima de la media. Ni siquiera voy a decir que son “protagonistas fuertes”, que me suena a cliché feminista y ya como que se sobreentiende que ciertos autores simplemente no conciben otro tipo de protagonistas, porque digamos que sus personajes, tanto femeninos como masculinos, siempre son potentes (que tampoco me gusta el calificativo “fuertes” como si tuvieran que ser levantadores de pesas). Ambas hermanas son agua y aceite, se pueden juntar pero no mezclar. Ambas son útiles y fundamentales pero sirven para cosas distintas y dan un gusto diferente dependiendo de para qué las necesitemos. Zareen es una reina guerrera, su vida es la espada, la conquista, la venganza… Es calculadora y fría para algunas cosas a largo plazo y fogosa y pasional para otras en las distancias cortas, pero además es una estratega nata porque ha nacido para ello, pragmática, racional, con nervios de acero. Tiene una personalidad desinhibida, sarcástica y con un sentido del humor un tanto negro. Todo lo contrario de su hermana pequeña Aisha, que lo de blandir una katana se le da regulín, es monógama y pasa los días explorando territorios y dibujando mapas para ser la mejor cartógrafa del reino. Es más bien de ir improvisando sobre la marcha, de confiar en las personas, de ver el lado bueno de las cosas y fan de las segundas oportunidades porque no cree mucho en eso del ojo por ojo, que al final nos quedamos todos ciegos.

Tanto Aisha como Zareen están rodeadas varios personajes secundarios de gran relevancia para la trama, algunos que están y otros que ya no se encuentran entre nosotros. Por algún motivo, aleatorio o premeditado, aquí las que llevan el liderazgo, la iniciativa y la fuerza argumental son ellas, indiscutiblemente. Desde la reina Zareen pasando por todas las guerreras que tiene en su círculo más íntimo como son Diara o Ishtar (no sé cuál de las dos me gusta más), hasta llegar a las mismísimas antagonistas de la historia, que en este caso incluso podríamos decir que son dos, Badra Roja y la chamana Keta Daren, ambas concebidas para provocar escalofríos ante lo destructivas que son. Por el contrario, hay un par de personajes masculinos con algo de relevancia puntual en la trama pero, sin duda, el más destacable es Ghaith, cuyo arco argumental confluye en determinado momento con el de la protagonista y desde ese primer encuentro, toda la evolución de Aisha cambia con un giro progresivo. Por todos estos matices, a mí me ha parecido una protagonista increíblemente bien construida, con sus propias ideas preconcebidas y una princesa fuera de lo común que poco a poco se va deconstruyendo para que salvar el mundo no sea lo único para lo que ha sido elegida sino para hacerlo mejor. La cantidad de mensajes positivos que maneja el autor en este libro, que para mí ha sido bastante corto para todo lo que contiene, es considerable: racismo, feminismo, fanatismo, concienciación medioambiental… La manera en que nos invita a reflexionar sobre muchas de estas cuestiones de forma tan sutil a través de la ficción fantástica es del todo sublime, porque la mayoría de los temas, por no decir todos, son de actualidad y extrapolables a nuestra realidad.

No sé si hace falta que comente la importancia mayúscula que tienen los mapas en esta historia pero aun así lo voy a hacer. Puede parecer obvio porque la protagonista es cartógrafa y la palabra “atlas” viene incluida en el título, pero es que la relevancia es tal que los mapas son el elemento que mueve el motor de la trama, son la raíz del conflicto y la puerta de la solución. No tengo intención de contar mucho más sobre su papel (ja…ja…ja) pero un mapa dividió a los pueblos de Ekon Sholeh y de los cinéreos y un mapa es lo único que los salvará, aunque tendrá que ser juntos. Así que ten a tus amigos cerca y a tus enemigos aún más cerca se convierte en el lema de vida de Aisha cuando conoce a Ghaith, el rey novato de los cinéreos y enemigo natural de Ekon Sholeh. Tampoco os esperéis un enemies to lovers al uso y monotemático ya que, aunque la novela tiene un ligerísimo toque de romance desde el inicio, me ha resultado tan leve que apenas lo comento. Más bien es un elemento muy secundario, un mero aspecto más en la evolución de Aisha, tanto como lo son su admiración por su hermana mayor (por favor, qué personaje y qué REINA es Zareen, es normal que la admire, en serio os lo digo), la amistad que poco a poco va surgiendo con las guerreras que la rodean o su disyuntiva entre la lealtad hacia su propio pueblo y hacer lo correcto. Todo suma para hacer que todos los personajes que aparecen por aquí sean inolvidables.

Sobra decir que disfruto con cada párrafo escrito por este autor, con sus frases cuidadosamente elaboradas, con sus personajes tan alejados de los prototipos y con las reflexiones que me plantea sin que apenas me dé cuenta. Quizás con esto que os digo penséis que su prosa tiende a ser densa o de largos párrafos descriptivos, pero más bien es todo lo contrario. Me tiene acostumbrada a los diálogos dinámicos, a las descripciones parcas y poco extensas, aunque igual de efectivas, a que sean los personajes los que me narren lo que les sucede, a que sea yo la que los acompaña y no el narrador el que me lo cuenta todo. Por último, por si todos estos argumentos no fueran suficientes, necesito comentar lo maravilloso que es el libro, como tal, que he tenido en las manos. La edición interior, la maquetación (que en algunos momento estratégicos simplemente es de infarto y no lo digo por decir), la corrección realizada de manera obsesiva, el mapa (madre mía, el mapa, con los zooms de algunos de los escenarios, obra de Pablo Uría), los detalles de los capítulos… Absolutamente todo en este libro se merece la máxima puntuación a nivel técnico, así que aunque siempre dudo cuando pongo las cinco ansiadas estrellitas a una novela por mi miedo a que todo el que lea mi opinión piense que se va a encontrar con una obra perfecta y luego se dé un posible batacazo, cancele al autor y no vuelva a confiar en mi criterio, lo cierto es que necesito ser fiel a lo que me ha hecho sentir mientras yo iba leyendo. Porque sí, para mí, este libro ha sido perfecto.

10/10

En otras palabras, una vez más, Gabriel Sánchez García-Pardo me ha vuelto a hipnotizar con su imaginación. Parece una frase hecha y sin contenido real, pero es que literalmente no he podido soltar el libro hasta terminarlo y eso no me pasaba desde hacía bastantes meses, a mí, que suelo leer varios a la vez, no he tenido ojos para ningún otro libro más en los tres días que me ha durado. Y lo mejor y a tener en cuenta es que me ha ocurrido con todos y cada uno de los libros que he podido leer de este autor porque, como os comentaba al principio, el estilo de Gabriel no es nuevo para mí y empieza a ser tan familiar que se me hace súper sencillo leerlo dejándome llevar sin tener que analizarlo todo. Doy por hecho que me va a gustar y me dejo llevar dócilmente por dónde el autor quiera llevarme, hasta ese punto tengo fe ciega en sus historias. No sabía exactamente de qué iba esta novela ni falta que hacía, su firma es sinónimo de libro ideal para mí. Así que no veo por qué no habría de gustaros a vosotros, si os llama la atención, porque con que lo disfrutéis la mitad de lo que lo he disfrutado yo, ya habréis conocido a un nuevo autor de fantasía juvenil genialísimo para querer continuar leyéndolo.

*Por último, muchísimas gracias Munyx Editorial por el envío del ejemplar y por los detallitos de lectura y también a Fiebre Lectora (entre otros bookstagramers) por haber organizado el sorteo en colaboración con la editorial gracias al cual he podido leer esta historia finalmente en papel. Y, por supuesto, a Gabriel Sánchez García-Pardo por escribir, siempre. Os dejo sus cuentas de Instagram: @MunyxEditorial, @FiebreLectora y @GabrielSGPardo.

**Las imágenes son meramente ilustrativas, un acompañamiento al texto, los créditos a quien corresponda en las que no estén firmadas. La cubierta completa es obra de Alicia de Andrés y el mapa de Ekon Sholeh, de Pablo Uría.




Otras novelas del autor reseñadas en el blog

¿Conocéis a este autor o sus historias?

¿Os gustan las novelas de fantasía que rompen esquemas?

9 comentarios:

  1. ¡Hola!

    Aún no he tenido la oportunidad de leer al autor, pero tengo varios de sus libros en el punto de mira, a ver con cuál consigo hacerme primero.

    ❊ Leer Sin Límites ❊
    Un besazo! ♥️

    ResponderEliminar
  2. Hola,

    ¡WOW! Un 10/10, este libro se va directo a mejores lecturas del año, ¿no?

    La verdad es que no conocía su existencia y no es el tipo de libro que a día de hoy disfrute, hace años seguro que lo hubiese devorado. De todas formas, lo que comentas sobre personajes originales y diferentes y ambientación feudal con aires orientales, me picó la curiosidad.

    ¡Nos leemos!

    ResponderEliminar
  3. Me encanta cuando un libro te hace leerlo casi sin tregua, no pasa muy habitualmente así que sin duda es una reseña con la que me descubres un libro a tener en cuenta =)

    ResponderEliminar
  4. ¡Pedazo de reseña te has marcado!
    Es que es imposible marchar de aquí sin llevarte el libro apuntado. Lo has dejado por las nubes. Por ahora me lo apunto, porque tiene muy buena pinta. Pero cuando baje los pendientes y todos los que me quiero comprar antes ajjaaj.
    Un abrazo enorme.

    ResponderEliminar
  5. ¡Hola! Me alegra que este autor haya vuelto a conquistarte. La verdad es que se nota que te ha gustado mucho. Yo no conocía el libro pero no creo que este sea para mí. Un besote :)

    ResponderEliminar
  6. No he leído nada del autor, así que me apunto este título. Voy a indagar en el resto de sus títulos :-)
    Un beso.

    ResponderEliminar
  7. Hola. La verdad es que no es la temática que estoy leyendo últimamente, pero no lo descartonpara más adelante.

    ResponderEliminar
  8. ¡Hola! Qué bien que te haya gustado tantísimo. A mi no me termina de llamar :(
    Gracias por la reseña ^^

    Un besooo

    ResponderEliminar