Mis lecturas actuales y Barra de menú




miércoles, 18 de marzo de 2020

RESEÑA El Engaño de la Princesa



Autora: Kiersten White
Título Original: The Guinevere Deception
Editorial: Puck, 2020
Traducción: Evelia Romano
Rústica con solapas / ebook, 352 págs.
Trilogía Camelot Rising? #1
Género: Juvenil, Fantasía
La princesa Ginebra ha llegado a Camelot para casarse con un extraño: el carismático rey Arturo.
Con la magia que extiende sus garras por las fronteras del reino de Arturo, el emblemático mago Merlín tiene una solución: decide enviar a Ginebra para que se convierta en la esposa de Arturo, para que pueda protegerlos de aquellos que buscan la caída de la ciudad que gobierna el joven rey. ¿Cuál es la trampa? El verdadero nombre de Ginebra… Su identidad verdadera. Nadie la conoce realmente. Ella es una sustituta, una joven que ha sacrificado todo para salvar Camelot.
 Para mantener a Arturo a salvo, Ginebra debe abrirse camino en una corte donde los antiguos residentes, incluida la misma familia de Arturo, quieren que las cosas continúen siendo como siempre, y los nuevos, aquellos atraídos por el sueño de Camelot, luchan por una vida mejor. Y siempre, en el corazón verde del bosque y las negras profundidades de los lagos, la magia espera al acecho para reconquistar el reino.
 Justas mortales, falsos caballeros y romances prohibidos no pueden compararse con la amenaza más grande: la joven de largo pelo negro que cabalga a través de la foresta oscura hacia Arturo. Porque cuando toda su existencia es una mentira, no es posible confiar ni siquiera en uno mismo.
Aunque ya son varios los libros de Kiersten White publicados en España y todos ellos estaban en mi lista de libros pendientes, no ha sido hasta ahora cuando me he animado a conocerla como autora. No sé si ha sido la mejor opción de todas las que hay para elegir, porque tiene retellings de Drácula, de Buffy… y todas captan mi atención, pero como soy súper fan del rey Arturo y todo lo que lo rodea, en realidad me alegro de haber empezado su bibliografía por esta novela. Ni siquiera sabía que era la primera parte de una trilogía cuando la iba leyendo pero, aunque suelo huir de entrada de primeras partes o novelas con continuaciones, en este caso me alegro muchísimo de que vaya a haber otros dos libros para desarrollar a estos personajes que apenas se nos han presentado aquí, para seguir viendo cómo evoluciona una historia muy bien planteada tanto como original propia y como versión de otra.
La novela comienza con la princesa Ginebra viajando hacia Camelot, escoltada por varios de los famosos caballeros de su futuro marido, el legendario rey Arturo que accedió al trono por sacar una espada de una piedra y vencer al tirano Uther Pendragón. A raíz de ese cambio drástico de poder, propiciado también por la ayuda del enigmático Merlín, el joven rey decide que lo mejor es desterrar todo tipo de magia del reino, porque en malas manos podría hacer que los tiempos de Uther volverán y Arturo lo único que quiere es que su gente esté en paz y feliz. El conflicto inicial que sirve de motor para toda la trama es que la Ginebra que está viajando hasta Camelot no es ninguna princesa ni se llama Ginebra, y para mayor giro de tuerca, es la enviada especial de Merlín para que pase desapercibida convirtiéndose en la esposa del rey y así poder protegerlo mediante sus hechizos, que aunque no sea tan poderosos como los de su mentor, sí que se toma muy en serio su misión de averiguar quién quiere atentar contra la vida de Arturo mediante la magia oscura.
Con esta premisa, es fácil averiguar por qué la novela lleva ese título, tanto en el original como en la traducción al castellano, porque lo cierto es que el misterio que envuelve a la protagonista es una constante en todas las páginas, además del peligro real que acecha al rey y que la pobre Ginebra trata de averiguar de qué amigo o aliado no debe fiarse. Toda su personalidad está trabajada de una manera paulatina, de forma que al principio no sabemos nada de ella, ni quién es ni qué pretende, ni siquiera su verdadero nombre. Solo sabemos que no es la verdadera Ginebra y que está en Camelot con otro propósito muy distinto al de casarse con el rey Arturo (aunque esto le venga dado por el bien de la misión secreta y ella tampoco es que queje porque, sorpresa, Arturo es muy guapo). Ginebra resulta ser un personaje complejo, muy crítica consigo misma, observadora y responsable en lo que se refiere a cuál es su deber. Aunque, por otro lado, no deja de ser una chica de 16 años a la que han casado con un rey de 18, querido y admirado por todos sus súbditos, rodeado de hombres leales que le adoran como líder y como amigo, y del que es muy fácil enamorarse.
En realidad, la narración solo sigue su punto de vista y a la única a la que conocemos en profundidad, incluso si apenas sabemos nada de su historia personal. Sin embargo, el resto de personajes con los que va interactuando quedan muy bien perfilados a través de sus ojos, porque además tenemos que seguir sospechando de unos y de otros para localizar a la amenaza. A medida que va avanzando y descubriendo cosas, no tiene tan claro en quién confiar, y cada vez refleja más los sentimientos de inseguridad y miedo a ser descubierta. Intenta ser amiga de su doncella Brangien (aunque ella misma no sepa ser amiga de nadie sin mentir sobre su identidad) y descubre que siente fascinación por Mordred (sobrino de Arturo aunque mayor en edad, hijo de su hermanastra Morgana), e incluso tiene en su punto de mira a un misterioso aspirante a caballero del rey que nunca deja ver su rostro en los combates eliminatorios. En este contexto de desconfianza en un mundo de hombres, hay dos personajes femeninos claves, de los que es mejor no decir nombres, pero que terminan siendo fundamentales para lo que es la esencia de todo el libro. En ese sentido, es una novela llena de sororidad por todas partes, en la que además de la protagonista hay otras chicas con papeles importantes (y no, ninguna de ellas es Morgana, por si la vais buscando) rodeando a los típicos masculinos más conocidos. Siendo justa, ellos tampoco se quedan para nada atrás, ya que los dos mejor retratados, Arturo y Mordred, sientan los precedentes de un extraño triángulo amoroso (?), por lo menos hasta la aparición de Lancelot (el tercero en discordia de la historia “oficial”).
La buena construcción con la que parten todos los personajes hace que queramos saber más de ellos, y de que atesoremos cada interacción que tienen con Ginebra y, sin duda, las relaciones que se establecen entre unos y otros es uno de los mejores alicientes para querer seguir leyendo la continuación. Además, la novela está llena de giros argumentales y, cuando digo giros, me refiero a que cambia tantísimo la leyenda original aunque sea siguiendo la misma esencia que me parece de una maestría increíble por parte de la autora que incluso sin respetarla lo más mínimo, sigamos viendo las líneas generales de lo que ya conocemos por otras versiones y adaptaciones. Si además he quedado encantada con el estilo de Kiersten White, con la que me he llevado una sorpresa enorme, también ayudada en parte por la buena traducción que ha tenido esta novela en nuestro idioma, no le puedo pedir más a una historia a la que de entrada solo le pedía entretenimiento.
9/10
Para resumir, me he encontrado con una novela de aventura, de magia y con mucho misterio, que le da un nuevo giro a la historia que ya conocemos y le proporciona un aire de actualidad con mensajes sanos, colocando en primera línea a una protagonista diferente, fascinante y con muchos secretos (y los muchos que quedan todavía por desvelar). Ha sido una sorpresa muy agradable y reconozco que siento muchísimas ganas de poder seguir con esta historia porque se ha quedado en el mejor punto (o el peor, según se mire). Para mí es una recomendación clarísima si os atrae lo mismo que me atrajo a mí a la hora de elegirla como lectura, e incluso estando un poco indecisos me parece una buena lectura entretenida que en cierto modo se basa principalmente en resolver un misterio central y en quedarse con la boca abierta con cada plot twist que ha preparado Kiersten White.
*Para terminar, agradezco muchísimo a Puck el envío del ejemplar con el que he podido disfrutar tanto.




¿Conocíais a esta autora?
¿Habéis leído algún otro de sus retellings?

jueves, 12 de marzo de 2020

RESEÑA Zen



Autores: Raquel de la Morena y Pedro Estrada

Editorial: DNX, 2020

Correción: Maite Colom, Raquel de la Morena y Pedro Estrada

Rústica con solapas, 350 págs.

Autoconclusivo

Género: Juvenil, Misterio, Paranormal, Romance


Yin Zheng es una joven curtida por años de ascética educación budista en el remoto templo nepalí de Kapilavastu. Cuando finalice su entrenamiento, Yin deberá escoger entre dos caminos: continuar con la vida monacal o abandonar el templo. Hasta el día en que el maestro Zhou le muestra la tercera senda, una vía secreta y peligrosa...

Una adolescente ha sido asesinada en el liceo de Montfort, un internado elitista de París. El crimen parece ser obra de los malvados devas, unos demonios de aspecto humano que se alimentan de emociones negativas, como la ira o los celos. Yin tendrá que infiltrarse en el internado, como una alumna más, para averiguar cuál es la identidad de la siniestra criatura y evitar que mate a más estudiantes.

¿Logrará pasar desapercibida entre sus nuevos compañeros acostumbrados a una vida de lujos? ¿Conseguirá desenredar la intrincada maraña de relaciones engañosas y de amigas que no son lo que parecen? El deva al que debe dar caza puede esconderse tras el rostro de cualquiera de ellos, incluido de Alain, un joven misterioso que oculta muchos secretos…


Desde hace ya un tiempo, tanto Pedro Estrada como Raquel de la Morena han pasado por aquí en varias ocasiones por separado, aunque para mí la más especial fue mi crush con su novela espejo escrita a cuatro manos, La maldición de Trefoil House, cuya reseña podéis ver aquí (y si tenéis curiosidad, también os enlazo todas las demás al final de esta opinión). Ahora vuelven a repetir el binomio para hilar una trama de misterio paranormal adolescente en la que debemos descubrir la identidad de un demonio entre estudiantes pijos. Quizás por eso no he podido soltarla, debido tanto a la adicción que crea resolver ese enigma principal como a la soltura con la que escriben ambos autores y, aunque reconozco que no pasará a mi lista de favoritos (más por comparación que por la propia novela), siendo justa es una novela muy entretenida con muchos puntos a su favor para gustar tanto a nuevos lectores como a reincidentes con Raquel y Pedro.

La protagonista le da nombre a la novela, aunque ella en realidad se llame Yin, y eso ya da bastante información acerca de la dualidad que representa y el desarrollo que nos vamos a encontrar sobre este personaje. Es prácticamente la única que tiene un desarrollo tridimensional, con una historia personal de su pasado apoyando su evolución paulatina en el presente y a quien las circunstancias van afectando en sus decisiones y en su forma de ser. Yin es una chica que ha pasado casi toda formándose como guerrera en un templo en Nepal y no ve el momento de terminar su etapa de alumna para poder elegir entre una de las dos sendas que se le ofrecerán. Sin embargo, su maestro le ofrece un tercer camino antes de tiempo: viajar hasta París para descubrir y detener a un demonio que está matando estudiantes en una academia elitista. Yin no se lo piensa mucho porque está deseosa de abandonar el templo por motivos personales y no soporta pasar ni un minuto más allí aislada con ciertos compañeros. Por ello, sin plantearse nada más, acepta la misión y viaja a la academia parisina como alumna infiltrada para enfrentarse al asesino paranormal, que en concreto es un deva, un demonio de la mitología hindú que toma forma humana y se alimenta de algunos de los sentimientos humanos más poderosos como la ira, el miedo, la envidia... Para que su banquete sea más nutritivo, primero se dedica a sembrar esos sentimientos antes de matar y alimentarse de sus víctimas, que son más vulnerables si en el momento de enfrentarse al deva están sintiendo todo eso de forma descontrolada.Y hasta aquí sería más o menos la premisa desde la que parte la historia, con Yin a un lado de la narración intentando descubrir quién es el deva entre todos los nuevos compañeros que va conociendo e intentando darse prisa antes de que haya nuevas víctimas.

Como comentaba en líneas anteriores, Yin es una protagonista trabajada desde el primer momento. Tiene una personalidad muy definida que va desde una gama de blanco o negro, debido a su condición chica oriental criada bajo el techo de un templo nepalí perdido en medio de las montañas, hasta su evolución hacia una zona más gris cuando se ve obligada a relacionarse con otros jóvenes de su edad y a encajar en ese ambiente para pasar desapercibida entre otras chicas con las que, en principio, no tiene nada en común. Esto sirve de combustible para muchas de las conversaciones que Yin mantiene con el resto de sus compañeros en su afán por demostrar que sabe lo que es WhatsApp, que conoce el final de Harry Potter o que entiende cuando le hablan de los últimos hits de Spotify. A mí me ha parecido entrañable en muchos momentos por esa característica suya de parecer una niña criada en la selva que llega nueva a la ciudad y además intentar no aparentarlo por el bien de su misión. Como protagonista me ha gustado muchísimo el nuevo aire oriental mestizo que trae, su inocencia con respecto al mundo moderno, su sentido de la responsabilidad y cómo van cambiando sus sentimientos cuando descubre que puede enamorarse como cualquier adolescente.

A su alrededor hay bastantes personajes secundarios que pueden destacar unos sobre otros, pero sin duda hay una de sus compañeras que se ha ganado un trocito de mi corazón: Katia, la rusa alocada. Rompe todos los estereotipos que aparenta y nos brinda los momentos más divertidos de la novela, que no son pocos (y no son exclusivos de Katia, pero sí la mayoría). La relación que se forja entre Yin y Katia es una de las mejores subtramas que desarrollan los autores pero también se apoyan en otros personajes como Alain o Hugo, que resultan interesantes desde la primera escena en la que aparecen, aunque estemos sospechando continuamente si serán o no el deva que busca Yin, y cada conversación que mantienen se convierte en una búsqueda de segundas intenciones e indirectas entre todo lo que se dicen. Sin embargo, reconozco que me ha costado (sobre todo al principio) seguir un poco los líos que se van formando entre chicos y chicas, chicos y chicos, chicas y chicas y demás parejas que van cambiando, y por todo el entramado de planes que urden para ponerse celosos unos a otros. De hecho, hasta en algún caso la propia Yin admite que se pierde cuando en un mismo párrafo algún otro personaje le comenta cómo están las situaciones sentimentales de los demás en ese momento. Yo opté por dejarme llevar y no pensar mucho en esas conexiones porque me perdía continuamente y no tenía sentido intentar encontrarme si a la página siguiente las cosas iban a cambiar.

En cuanto a los escenarios en los que se mueven, prácticamente toda la trama transcurre en un internado elitista para adolescentes pijos, así que la parte de la ambientación se me ha quedado un poco corta teniendo en cuenta que mis expectativas iniciales eran que la historia transcurriera entre Nepal y París. Y es verdad, esas dos ubicaciones aparecen pero muy de fondo y de manera circunstancial, sin que sean para nada un elemento relevante de la trama (es decir, que el templo está en Nepal como podía haber estado en India, que solo se nombra; y de igual manera el internado podría haber estado ubicado en Berlín, que la historia no habría variado ni un ápice). En este sentido, las descripciones del entorno se limitan bastante porque son casi todo de interiores o de naturaleza muy básica (como el bosque de la academia). En cambio, sí es notable el trabajo de otra serie de detalles y no solo la mitología hindú en la que está basado el deva, sino también en las artes de combate oriental, esgrima o bailes de salón.

Por lo demás, Pedro y Raquel siguen muy fieles a su estilo de escritura, amena, simple y llana, con mucho humor sutil, pinceladas de romance juvenil, líos entre personajes y las descripciones justas y necesarias para que sepamos qué tenemos alrededor, nada abrumador. En consecuencia, es una novela que se puede leer súper rápido porque tiene ese componente de adicción muy bien utilizado, con pequeñas pistas para sospechar y, a su vez, datos para despistar. Además, el trabajo de corrección es algo que siempre me gusta destacar tanto para bien como para mal, y en este caso no he podido encontrar ni una sola errata, así que se aprecia mucho la paciencia que han tenido con todas las revisiones. Para mí ha supuesto una novela diferente, que mezcla paranormal juvenil con una novela clásica de enredos y logra un resultado apetecible de leer e impredecible a la hora de hacer conjeturas, sobre todo cuando se desatan los acontecimientos hacia un final acelerado y lleno de giros que nos regalan los autores después de habernos dado varias vueltas para marearnos.

7/10

Para resumir, una novela muy ágil de leer con un punto de misterio que la vuelve adictiva. No es un thriller ni una novela adolecente al uso, sino que gracias a sus elementos paranormales y a la mecánica con la que funciona desde el principio, (resolver el misterio del deva) es muy fácil querer leerla hasta acabarla del tirón. Personalmente, no puedo evitar las comparaciones con las anteriores novelas de los autores en cuanto a estilo y ambientación, pero me sigue pareciendo una buena opción para quienes no los conozcáis como primer acercamiento; y si, como en mi caso, ya seguís su trayectoria desde hace tiempo, estoy segura de que también disfrutaréis mucho, si la trama os llama.

Otras novelas de los autores reseñadas en el blog

https://enmitiempolibro.blogspot.com/2017/06/resena-la-maldicion-de-trefoil-house.htmlhttps://enmitiempolibro.blogspot.com/2018/11/resena-el-guerrero-fantasma.htmlhttps://enmitiempolibro.blogspot.com/2019/07/resena-la-leyenda-del-wendigo.htmlhttps://enmitiempolibro.blogspot.com/2018/01/resena-el-corazon-de-la-banshee.html

 


¿Os gustan las novelas de misterio paranormal?

¿Conocíais a estos autores o sus historias?