Mis lecturas actuales y Barra de menú




viernes, 14 de junio de 2019

RESEÑA Y Yo a Nosotros



Autora: Elsa García

Autopublicado, 2018

Tapa blanda / ebook, 282 págs.

Y yo a mí #2

Género: Romántica, Erótica, Contemporánea


Veinte meses. Ese es el tiempo que ha tenido Jota para cerrar cicatrices, echar de menos a su familia y decidirse a volver.Todo sigue tal y como lo recordaba. Solo hay un pequeño cambio. Uno muy guapo y muy tatuado.

Lucas es casi tan encantador como molesto. Tiene una paciencia infinita con los pequeños con los que trabaja en el centro de Ana y Javi, y se ha propuesto sacar de quicio a Jota.

Aunque ella va a intentar que no le afecte, porque solo quiere volver a brillar como antes, divirtiéndose con esos amigos a los que tanto extrañó y que consiguen devolver el color a sus días entre cañas y risas. Y es que solo necesita estar de nuevo en casa para poder sonreír otra vez sin que pesen los recuerdos, esos que siempre evoca con los ojos azules y un hermano que lo necesitará de vuelta en Madrid.

Hay reencuentros para los que no sabe si está preparada. Pero la vida no pregunta ni pide permiso. Hay trozos de felicidad disfrazados de personas. Pero para poder disfrutarlos tiene que dejar caer barreras muy altas. Hay canciones con nombres propios. Pero el miedo a veces es más poderoso que las ganas.


Reconozco que conocí a Elsa García por pura casualidad de las redes sociales y aunque la primera parte de esta bilogía no me atraía en sí misma (por norma general, casi ninguna novela romántica me destaca por su trama, llamadme rara) enseguida pasó a estar en mi lista de “obligatorias” por las buenas críticas que había leído y por la curiosidad tremenda que sentía por conocer a Elsa como autora y los personajes increíbles que todo el mundo decía que era capaz de crear. Como podréis ver aquí en la reseña de Y yo a mí, la sorpresa que me llevé con ella fue relativa porque ya me esperaba la calidad que me encontré, así que tras cumplir con crecer las expectativas, era solo cuestión de tiempo que pudiera hacerle un huequito al final de la historia de Jota y sus amigos, todos ellos inolvidables. Puede que no haya spoilers de trama como tal en esta opinión, pero quizás sí haya cosas que os gustaría descubrir leyendo la anterior novela antes.

La primera parte de la bilogía termina bastante mal para la pobre Jota, que se olvida de su alegría y sus ganas de vivir intensamente (o quizás ese fuera el problema) y para huir del dolor emocional que le provoca un nuevo desengaño y la pérdida de su abuela, pone océano de por medio para ir a Nueva York. Ahora ha pasado el tiempo, unos dos años después de los acontecimientos de Y yo a mí y Jota siente que debe volver y retomar su vida, aunque sabe que no puede ser donde la dejó. Sus amigos también han continuado sin ella pero hacen lo posible por que todo siga más o menos igual y ella no note tanto cambio. Sin embargo, han pasado cosas en Nueva York de las que Jota se avergüenza pero que además no puede olvidar. Así que se siente muy culpable por guardar secretos a sus mejores amigos, Nit y Gael, ambos con parejas estables, planes de futuro y una felicidad que ella no quiere empañar.

Ya había podido comprobar la fluidez de la pluma de Elsa García leyendo la primera parte y aunque no hacía falta, lo he vuelto a confirmar en el cierre de esta bilogía. Me encanta la frescura con la que escribe, la manera de darle realismo a los personajes con características muy humanas, con reacciones muy coherentes a las situaciones que van viviendo, con sentimientos muy reales expresados a través de ellos mismos. En esta ocasión, añadimos a los componentes de la ecuación que ya conocíamos de la primera parte los capítulos según el punto de vista de Lucas, el chico nuevo al que acogen en el grupo de amigos de Jota y se suma a los que ya tenemos de la propia Jota, de Gael o de Enzo. Este nuevo personaje da un giro en la trama que hasta entonces parecía un poco estancada al terminar Y yo a mí aunque ese estancamiento es solo una sensación al pasar por el ecuador de la bilogía, con el transcurso de esos dos años de diferencia pero la verdad es que enseguida se vuelve a coger el ritmo con la personalidad tan chispeante que tiene Lucas y la sangre nueva que aporta al conjunto de personajes.

Por lo demás, Jota sigue siendo tan guay como al principio aunque ahora cargue con más peso emocional sobre los hombros. Ha pasado por una racha malísima y aunque su mecanismo de defensa pasa por huir de todo y de todos para poner en orden sus sentimientos, sigue siendo una chica súper alegre, con ganas de pasarlo bien a todas horas y sobre todo, de ser feliz, aunque tiene claro que su felicidad no pasará por depender sentimentalmente de ningún hombre. De hecho, son muchísimos los mensajes positivos que se pueden extraer de la lectura y ya no solo se debe a que toda la bilogía está pensada para ensalzar las relaciones sanas en contraposición a cualquier aspecto tóxico, sino que también hay sitio para reivindicar el amor libre y sin miedo por el que aún tienen que luchar muchas personas como el caso de Gael y Beto, o para recordar que la educación también está abierta a niños con necesidades muy diversas.

Esta es una de las mejores cosas que tiene la bilogía entera pero en especial esta segunda parte, porque incluye un montón de subtramas alrededor de lo que sería el mero romance y termina siendo una obra tan completa que también habla sobre la vida laboral de los personajes, las aspiraciones de futuro sin conformarse en el presente, las ansias de formar una familia (aunque no sea la que se había planeado) o la amistad entre gente tan distinta entre sí. Todo esto hace que el libro que tenemos en las manos se salga un poco de una historia simplona sobre dos personas que se enamoran y en cambio descubrimos toda una serie de circunstancias que la convierten en una novela sobre la vida misma, tan realista y emotiva que parece increíble lo mucho que me ha enganchado con solo incluir elementos tan cotidianos como una quedada con amigos o un cena en familia.

8/10

Así que en definitiva, esta bilogía es una rotunda recomendación para quienes sois amantes del género romántico y erótico, pero también si como a mí os cuesta más encontrar historias emotivas dentro del amplio panorama del romance y sois más selectiv@s. Aquí encontraréis un respiro a tantos tópicos que pueblan el género, ya no solo por la trama sino también por los personajes, con una construcción impecable de carácter, historia personal y reacciones, además de que se han ganado un pedacito de mi corazón por ser tan especiales en sus decisiones y su forma de ser. Elsa García se ha convertido en un referente para mí en cuanto al tipo de romances que me gusta leer por su estilo, por sus personajes y también por sus ideales sobre el amor romántico sano.



Otras novelas de la autora reseñadas en el blog
https://enmitiempolibro.blogspot.com/2018/12/resena-y-yo-mi.html

 ¿Conocíais a esta autora o sus novelas?

¿Os gustan los romances que no traten solo sobre eso?

viernes, 7 de junio de 2019

RESEÑA Heredera de Plata



Autora: Julia de la Fuente

Editorial: Ediciones Kiwi, 2019

Correción: Irene Muñoz Serrulla

Rústica con solapas / ebook, 416 págs.

Autoconclusivo

Género: Aventura, Romance, Fantasía, Juvenil


La ambición desmedida de un monarca desata la guerra en la hasta entonces pacífica región de Adrastea.

En este mundo de venganzas, traiciones y dolor, protegida tras los muros de su castillo, una joven princesa con alma aventurera y nobles ideales sueña con ser caballero.

Heredera al trono más poderoso de los nueve reinos, la sospechosa muerte de su padre la situará en el centro de una complicada trama de intrigas.

Obligada a abandonar su hogar, Dana tendrá que convertirse en todo aquello que una vez soñó para salvar su vida. Y, en su peregrinar, no podrá resistirse a enamorarse de quien menos debería.

No obstante, huir no es la solución y, por más que trate de esconderse, su destino la encontrará. Convertida en la única luz de esperanza para su pueblo, Dana tendrá que regresar para luchar por liberarlos de la tiranía y el horror.

Pero en ocasiones, una espada no es suficiente.


A pesar de que es la primera novela que Julia de la Fuente publica de forma tradicional con una editorial de apoyo y de que para mí es la segunda historia suya que leo, lo cierto es que esta joven autora lleva ya unos cuantos libros escritos y a mí me parece admirable que su forma de escribir dé la sensación de que tiene una experiencia de décadas a sus espaldas. Estoy deseando leer una tercera novela de Julia de la Fuente para poder incluirla con todas las garantías en mi lista de autoras favoritas pero la intuición me dice que si la añado desde ya, tampoco me equivocaría. Aunque no voy a adelantar conclusiones y vuelvo al principio para comenzar con mi opinión personal de esta novela en concreto.

La heredera a la que hace referencia el título es la princesa Dana de Bennet, una chica de 17 años que se aleja por completo de la idea de princesa que tenemos siempre en mente. Desde muy niña ha sido la única hija para sus padres, que siempre la habían alentado a ser fuerte y a seguir su propio camino. Además, ha contado con la instrucción de su propio mentor, sir Caelum, que se convierte en su segundo padre a la muerte del rey Bernard, cuya sombra de bondad y magnanimidad es todavía más alargada que en vida tras ser asesinado por su eterno enemigo, el rey Econd de Deimos. Así que Dana crece entre lecciones de espadas y de luchas cuerpo a cuerpo que de poco le sirven cuando termina siendo secuestrada por uno de los hijos del hombre que ejecutó a su padre. Aquí comienza una trama adictiva cuando Dana llega a la corte de Deimos y pasa a ser la prometida del príncipe Calen, un chico súper guapo (esto nos queda claro a lo largo de todo el libro) pero con la única personalidad que le permite desarrollar su afán por contentar a su odioso padre.

Alrededor de Dana tenemos a unos cuantos personajes relevantes para la historia pero también para convertirse en fijos dentro de mis tops personales de personajes favoritos. Los príncipes Calen y Erik tienen una construcción tanto individual como en conjunto de la relación entre los dos que aunque uno me guste más que el otro por motivos obvios, no he podido dejar de comprender a ambos con sus dos historias personales apoyando sus reacciones y la forma de ser de cada uno. Incluso la profundidad que tienen los villanos me ha parecido tan bien definida que me parece digna de admiración teniendo en cuenta que la novela tampoco es tan extensa y en principio parecería muy difícil dedicarse a elaborar tan detalladamente las personalidades de los secundarios. De esta forma he podido llegar a ver las motivaciones tanto primarias (amor, odio, envidia…) como secundarias (lealtad, venganza, admiración…) en casi todos los personajes, con más o menos protagonismo.

En realidad son muchos los puntos fuertes que he podido encontrarme en esta novela de aventuras, princesas, príncipes, reinos enfrentados, batallas y guerras, traiciones inesperadas y extrañas alianzas. Cuanto más avanzaba en la lectura, más claro tenía que es un libro con aires de clásico al estilo de La princesa prometida, que siempre me ha parecido tan aburrido que la primera sorprendida con la comparación soy yo. Pero el mérito es enteramente de Julia de la Fuente ha sabido darme lo que llevaba años pidiendo: una princesa (com)prometida con su propia voluntad. La consecuencia de todo esto es que la historia de amor central es sana a más no poder, bonita y entrañable para suspirar en casi todos sus momentos clave, e inspiradora para saber qué tipo de relaciones deberían de mostrarse como modelo al público juvenil. De hecho, son muchísimos los mensajes feministas que se respiran en todas las páginas, con mucha sororidad entre todos los personajes femeninos pero también apoyándose en muchos de los personajes masculinos como iguales, por lo que las lecciones sociales que la autora intenta transmitir son evidentes desde el primer momento. Muchas son de sentido común y más en nuestra realidad, pero el mérito surge cuando nos damos cuenta de que estamos leyendo un cuento medieval muy tradicional (reinos enemigos, princesas raptadas, príncipes rivales, reyes buenos y reyes malos, alianzas por matrimonios concertados, aventuras a caballo y duelos de espadas, caballeros y justas y un largo etcétera que seguro que tod@s tenemos en mente) con aspiraciones a convertirse en una historia moderna, alejada de esos clásicos de damiselas en apuros cuya máxima aspiración es casarse con el príncipe.
Si no habéis tenido ocasión de leer a Julia de la Fuente con anterioridad, lo primero que llama la atención de esta novela es la madurez en su prosa. Salta a la vista tras leer unos pocos párrafos que la autora escribe con una destreza muy difícil de conseguir si no es reflexionando sobre cada frase antes de escribirla. Me parece de un esfuerzo superior a la hora de plasmar crear una narración tan elaborada sin que resulte tediosa o, peor, antinatural o poco espontánea. El relato de las aventuras de Dana cobra una fuerza distinta a otras novelas juveniles por la potencia de esta narración tan cuidada que nos transporta por lenguaje y modo a otro tiempo, y que ya empiezo a ver como un patrón personal del estilo narrativo de Julia de la Fuente que me tiene a sus pies desde que la leí por primera vez.

Si tuviera que señalar algún aspecto más “flojo” o a mejorar en cuestión de matices creativos para justificar que no se haya llevado las 5 estrellas (aunque siendo sincera, la historia se las merece, las como son) diría dos pequeños detalles que nada influyen en la calidad de Heredera de plata. La primera sería la "perfección" de Dana, de la que no he sido consciente hasta terminar el libro o más bien hacia el final, porque no es que todo le salga bien (de hecho, casi todo han sido obstáculos para nuestro entretenimiento) pero sí que su persona, como símbolo, termina siendo como una especie de mesías llena de virtudes, sabia, altruista, sacrificada y amada por todos solo por ser hija de quien es, la heredera prometida, la que traerá la paz y se sentará en el trono… ¿os suena? (seguro que sí, pero mejor no hablemos de otros tronos). En otras palabras, lo que a mí me ha encantado de ella como personaje también se puede volver a la vez en su contra en cuestión de gustos. El segundo detalle tiene muchísima menos importancia y solo lo comento como anécdota más bien, pero es que es algo que llama la atención y se podría haber ajustado con un simple cambio en los tiempos con el trascurrir de los años: hay un par de personajes de unos 6 años (de seguro que no llegan a 7 primaveras) que hablan como si tuvieran 12, mencionando el orgullo, el honor, conminando a hacer lo correcto (cuando los niños de esa edad casi no saben ni pronunciar la palabra “correcto” correctamente) y hablando en general con una sabiduría que se sale de ojo. Pero como digo, es anecdótico y, en cierto modo, resulta gracioso verlos hablar así.

Por otra parte, siempre digo que cuando viajo a un mundo de fantasía, sea el más complicado o el más sencillo que se os ocurra, me gusta estar situada con un bonito mapa para terminar de transportarme allí con la vista además de con mi imaginación y aquí hubiera terminado de perfeccionar la novela una bonita ilustración cartográfica de toda Adrastea. Por lo demás, la edición cuenta con separadores de espadas y unos comienzos de capítulo muy sencillos, que por otro lado son súper cortitos y es muy difícil cortar al final de un capítulo sin querer leer el siguiente, dado que son como mucho de 6-8 páginas en general. Con una novela estructurada así, la velocidad de lectura se dispara porque además el ritmo de la trama facilita que nos embalemos. A mí se me ha hecho muy difícil poder parar de leer en ciertos momentos y me ha dado igual pasar hambre y sueño si con ello podía leer un capítulo más porque hacía mucho que necesitaba una historia de aventuras al estilo tradicional pero con este espíritu tan actual.

9/10

En resumen, un cuento moderno con personajes que se mueven en el contexto habitual de reinos, reyes, princesas y príncipes pero actualizando esos roles y utilizando viejas fórmulas de aventuras, alianzas o batallas que funcionan muy bien como entretenimento pero dándoles un nuevo enfoque feminista muy contemporáneo. Independientemente de las tramas en concreto que se le ocurran a Julia de la Fuente, tengo claro que quiero leer todo lo que escriba sí o sí porque disfruto con todas y cada una de las palabras que deja plasmadas. Si además surge la magia del flechazo y la historia que deja salir de su imaginación me deja pegada al libro, me presenta a unos personajes inolvidables y me hace desear saber más sobre ellos más allá de la última página, el resultado es una recomendación al completo de novela y autora en perfecto equilibrio.
*Para terminar, muchísimas gracias a Ediciones Kiwi por haberme cedido un ejemplar de cortesía para disfrutar de esta aventura.





¿Conocíais a esta autora o sus novelas?

¿Os gustan las novelas de princesas aventureras?

domingo, 2 de junio de 2019

RESEÑA ¿Quién Diablos Eres?



Autora: Raquel de la Morena

Editorial: Titania, 2019

Tapa blanda / ebook, 704 págs.

Autoconclusivo

Género: Romántica, Paranormal


Alicia de la Vega, una joven periodista de origen español que vive en Nueva York con su madre y su hermana, comienza a trabajar para una revista especializada en fenómenos paranormales. Junto a un enigmático fotógrafo, se enfrentará a misteriosos casos sobrenaturales que pondrán a prueba su escepticismo: descubrirá que las historias de casas embrujadas, exorcismos, maldiciones y vampiros esconden más verdad de la que jamás imaginó. De hecho, ella será la única capaz de ver al fantasma de un joven amnésico de aspecto decimonónico, llamado Duncan, por quien pronto empezará a sentir una fuerte atracción.

 ¿Quién es él? ¿Qué vínculo los une? Para hallar las respuestas, Alicia emprenderá un apasionante viaje a través del espacio y del tiempo hasta la Escocia del siglo XIX. En su camino se cruzará con las huellas de personajes históricos como Jane Austen, Oscar Wilde o sir Walter Scott.

Una trama llena de romance, misterio y aventuras que nos muestra que el amor es capaz de sobrevivir a cualquier adversidad… Incluso a la muerte.


Ahora ya sí, tras haber leído tres novelas de Raquel de la Morena y de acuerdo con mi norma personal no escrita de asegurarme bien, ya puedo decir que pasa a ser oficialmente una de mis autoras preferidas aunque no haya parado de recomendarla desde que la descubrí a cuatro manos junto a Pedro Estrada en La maldición de Trefoil House (por aquí tenéis la reseña) y terminé de convencerme de lo mucho que me gusta con El corazón de la banshee (también reseñada por aquí). Con ¿Quién diablos eres? resulta muy difícil hacer una reseña comentando los aspectos más importantes de una novela de estas características porque por muy resumidos que quiera hacer mis comentarios, la propia novela no me permite ser muy escueta ya que hay muchísima trama, muchos personajes y muchas cosillas sobre las que podría opinar un buen rato. Aún así intentaré ser concisa y limitarme a lo más destacable.

En esta ocasión, tenemos en las manos una novela extensísima (aunque si elegís la opción digital no notaréis el peso) de unas 700 páginas, dividida en dos partes que no coinciden exactamente con dos mitades. En la primera parte estamos enteramente en el presente de Alicia de la Vega, una estadounidense de raíces españolas que comienza a trabajar en una revista de investigación de hechos paranormales. Así conocemos a una chica majísima, con un toque de humor muy fresquito y muchas veces he visto reflejadas lo que serían mis propias reacciones antes las situaciones en las que se encuentra sin quererlo, un personaje muy natural y con el que es muy fácil dejarse llevar por su personalidad sencilla pero bien definida. En la redacción conoce a otros periodistas que más o menos aparecen en unas cuantas escenas más pero nada relevante, excepto el fotógrafo Jackson Lefroy, que resulta ser algo más que un fotógrafo y termina convirtiéndose en el aliado perfecto para Alicia cuando ésta comienza a tener experiencias extrasensoriales tras pasar una noche en una casa con supuestos espíritus. A partir de esa noche, Alicia comienza a ver (y a ser la única que puede verlo) a Duncan, un escocés fallecido dos siglos antes que no guarda ningún recuerdo de su vida, así que la chica empieza a dar palos de ciego para ayudarle a que recuerde algo con muy poco éxito. Pero de esta forma ya tenemos a los dos coprotagonistas cada uno en un extremo en cuanto a personalidades se refiere. Para mi gusto personal, Jackson le da mil vueltas a Duncan con ese encanto arrollador que derrocha con cada contestación que le da a Alicia, pero Duncan también se deja querer con su amabilidad un poco pasada de moda.

Hasta aquí podríamos decir que esta es la premisa sencilla de la historia porque la cosa se complica más cuando entra en escena otro espíritu bastante menos amistoso que Duncan y que parece tener alguna cuenta pendiente con Alicia al intentar matarla en plena fiesta con sus compañeros de redacción. Esta mujer sí que parece saber quién es Duncan y no le hace ninguna gracia que él y Alicia hayan hecho tan buenas migas en el presente. Aquí la trama ya se desmadra en medio de exorcismos, cementerios, vampiros, sociedades secretas, demonios rebeldes… Y claro está, todo se empieza a poner mucho más interesante cuando Alicia se da cuenta de que sus sentimientos por Duncan comienzan a ser tan intensos como imposibles. Como es normal, a Jackson no le agrada ni una pizca que el fantasma parezca corresponder a su compañera con sus amaneradas formas de caballero escocés (y eso que ni siquiera puede verlo, pero le toca mucho la moral que intimen demasiado, la verdad sea dicha). Aunque por si os preocupa posible spoilerno hay peligro de triángulo amoroso, perofin del posible spoiler es genial ver la química que hay entre Alicia, Jackson y Duncan.

Total, que entre unas cosas y otras, llegamos a la segunda parte de la novela, bastante más extensa que la primera (que no deja de ser un prólogo alargado de la verdadera historia) pero es por una buena razón: aquí la mecánica cambia y en realidad empezamos a ser testigos de dos historias de amor a dos tiempos, en dos épocas diferentes. De esta manera, lo que empieza siendo una “simple” novela romántica contemporánea con toques paranormales se convierte de repente, y además de todo lo anterior, en un bonito romance histórico, en concreto de la época georgiana al estilo de Jane Austen. Esta nueva fórmula se debe a que Alicia comienza a experimentar una especie de regresiones al pasado, o más bien, posible spoilera su vida pasada en la que era una persona completamente distinta, en un continente distinto, con un nombre distinto y, por supuesto, con una personalidad distintafin del posible spoiler. Quizás así contado suene algo complicado de entender y aunque la propia Alicia tampoco entiende muy bien lo que le pasa, el caso es que asiste como testigo invisible a diferentes momentos de la vida de Jane Elliot en Escocia. Y, boom, ya tenemos la mezcla de épocas intercalando capítulos para que podamos decidir qué trama nos engancha más.

Aquí conocemos a nuevos personajes alrededor de Jane, como a Robert Galloway (posible spoilerel alter ego del pasado de Duncanfin del posible spoiler) y aunque todos tendrían derecho a una mención al menos, solo voy a destacar al que me parece más relevante y el que más me ha gustado conocer: Percy Galloway, hermano menor de Robert, un bala perdida mujeriego y encantador que hace lo posible por ayudar a su contenido hermano mayor a ser feliz y a dar rienda suelta a sus sentimientos. En todos estos capítulos situados en la Escocia del siglo XIX, la ambientación acompaña a los personajes en sus modales refinados, con todos los escenarios descritos al estilo decimonónico y todas las costumbres de la época reflejadas en las reacciones de Jane, de Robert y de toda su familia. Se nota que la autora disfruta muchísimo escribiendo estas partes y que es una fan fiel de los romances de este periodo histórico, que cuida los detalles para respetar a sus lector@s y poder transportarnos a ese salón de baile recargado de snobs, a esa alcoba que guarda tantos secretos íntimos o a ese paseo a caballo por los terrenos del caserón familiar.

Por lo demás, el estilo narrativo de Raquel de la Morena me sigue maravillando lo mire por donde lo mire. Su destreza a la hora de combinar palabras rimbombantes y darles un cariz de naturalidad me parece alucinante, e incluso aunque en alguna ocasión haya tenido que asegurarme con el diccionario algún significado por mera curiosidad, la autora le da una familiaridad que la hace muy cómoda de leer. Raquel de la Morena sigue muy en su línea de emocionarnos con una preciosa historia de amor (o dos, según como se vea), con un ambiente envuelto en emociones y sentimientos y acompañado de un lenguaje narrativo acorde a la época en la que nos encontremos en cada capítulo. Como es normal tras haber leído otras dos novelas suyas, emocionalmente me ha sido imposible ser del todo objetiva y no he podido evitar las “malditas” comparaciones de forma que, a pesar de haber disfrutado muchísimo también de esta historia, sí que he echado en falta algo más de brevedad en algunos tramos de la novela. Me han sobrado algunas escenas que no aportaban demasiado al conjunto de la historia y se podrían haber recortado o resumido, como por ejemplo, varios capítulos dedicados al exorcismo en la primera parte o alguna subtrama amorosa de la segunda. Y que conste que este pequeño “contra” solo lo comento para justificar un poco el hecho de que la novela no reciba mi puntuación máxima en comparación con las otras dos novelas de la autora que ya están en mi top de favoritas desde hace tiempo.

8/10

Así que en otras palabras, en esta novela encontramos de todo un poco y todo muy bien utilizado: amor, misterio, fenómenos paranormales, vampiros y demonios, fantasmas vengativos y espíritus con asuntos sin resolver, historias inacabadas del pasado y giros inesperados en el presente, con personajes muy realistas en medio de un ambiente surrealista de sacerdotes y chamanes trabajando juntos contra el Mal con mayúsculas, y un largo etcétera de elementos que encajan a la perfección en esta novela tan completa en todos los sentidos y a todos los niveles de trama, personajes y narración. Sinceramente, no esperaba menos de Raquel de la Morena, e independientemente de mi propio ranking personal de sus novelas, ¿Quién diablos eres? es una clarísima recomendación para cualquier aficionad@ a la novela romántica, ya sea histórica, contemporánea o paranormal, porque aquí hay un poco de cada para contentar a tod@s.

*Por último, muchísimas gracias a Titania por haberme cedido un ejemplar de esta estupenda historia de amor.

Otras novelas de la autora reseñadas en el blog
https://enmitiempolibro.blogspot.com/2018/01/resena-el-corazon-de-la-banshee.htmlhttps://enmitiempolibro.blogspot.com/2017/06/resena-la-maldicion-de-trefoil-house.html

¿Conocíais a esta autora o sus novelas?

¿Os gustan las historias que mezclan épocas?