Mis lecturas actuales y Barra de menú




sábado, 17 de agosto de 2019

RESEÑA La Matanza del Cerdo


VV.AA: Alicia Gadi, Arantxa Comes, Ariadna Soler, Beatriz Esteban, Celia Añó, Damián Valverde, Mary L. Torres y Paula Peralta

Editorial: Onyx Editorial, 2019

Rústica con solapas / ebook, 214 págs.

Antología

Género: Thriller, Misterio, Policíaco, Relatos




Relatos

La Matanza del Cerdo, Alicia Gadi

Dos Balas, Arantxa Comes

La Flor de los Desaparecidos, Ariadna Soler

Louise, Beatriz Esteban

El Plagio, Celia Añó

Dulces sueños de Damián Valverde

El linaje de la sangre, Mary L. Torres

Raíces, Paula Peralta


Hasta hace muy poquito no tenía costumbre de leer antologías o recopilaciones de relatos, aunque de vez en cuando sí que leía relatos sueltos o independientes. De todas las participantes en La matanza del cerdo, a algunas autoras ya las conocía previamente y me siguen confirmando que merece la pena leerlas una y otra vez. A otras las acabo de conocer gracias a su relato en esta antología y os aseguro que habrá que tenerlas en cuenta para futuras publicaciones. En general, la calidad de los relatos es innegable tanto por la técnica narrativa como por el objetivo que tienen que tener: mantenernos pegados al libro hasta terminarlos y dejarnos con la boca abierta con las resoluciones finales. Eso lo cumplen todos y cada uno de los relatos que han resultado seleccionados para formar parte de la primera antología de temática thriller de la editorial, así que se portan bien con las expectativas.

En el relato que da título a la antología, de Alicia Gadi, es tiempo de matanza y en el pueblo en el que su ubica hay un ambiente festivo pero a la vez algo no le encaja a la protagonista. Con una prosa pausada y una ambientación rural muy lograda, vamos siguiendo sus pasos en diferentes encuentros con otros habitantes del pueblo que cuchichean algunos rumores perturbadores. Entiendo perfectamente por qué este relato ha resultado ser el ganador de la recopilación por lo realista que termina siendo, por la reflexión a la que inevitablemente llegamos con la moraleja y por el significado que esconde su impactante final. Por su parte, Arantxa Comes nos sumerge en un contexto típicamente de thriller cuando comienza Dos balas revelando que la protagonista debe resolver su propio asesinato, dicho de alguna manera, cuando descubre que la víctima es su propia hermana gemela y debería haber sido ella. Así nos introduce en el desarrollo de una investigación adictiva y un poco peculiar porque los trapicheos de la propia narradora y sus amistades poco recomendables y con la mafia hace que tenga que ir con pies de plomo preguntando por ahí a ver quién sabe algo. A mí la resolución me ha dejado sin aliento y ha terminado siendo más angustiosa de lo que me esperaba.

También Beatriz Esteban, a quien ya tuve el placer de leer con su inquietante relato ganador del Premio Ripley, nos mete de lleno con Louise en un caso de asesinato que nos transporta unas décadas atrás en algún pueblecito tranquila con una ambientación que recuerda mucho a un western, cuando las vidas de las personas negras aún no importaban lo suficiente como para investigar sus muertes. La esposa de uno de los policías encargados del caso decide tomarse la investigación por su cuenta porque no está dispuesta a que su hija pequeña crezca en un barrio en el que hay un asesino suelto porque no se traga el informe oficial de la muerte por accidente de la niña negra que da nombre al relato. Con una prosa magnífica que sirve como denuncia social contra la supremacía blanca y un racismo aún no superado y para una desigualdad de trato evidente, la autora nos deja ojipláticos con el giro final, el más perturbador del libro, y también con las últimas frases conclusivas del relato que dejan la resolución completamente abierta a interpretación.

Por otra parte, a Celia Añó solo puedo aplaudirle muy fuerte por su relato El plagio, tan contundente y envolvente como original y actual. Para empezar, está narrado en segunda persona, así que realmente el lector es el protagonista, y trata temas con los que siendo escritor publicado puede ser muy fácil identificarse, de tal forma que llegamos a sentir la desazón interna que se va describiendo. A medida que va avanzando, son más y más situaciones específicas que salen a colación de lo que va narrando: siendo escritor, habiendo publicado un libro, conociendo las mieles del éxito repentino, vendiendo miles de copias y teniendo miles de lectores ansiosos por volver a leerte, ¿cómo gestionar todos esos sentimientos cuando no eres capaz de volver a escribir para repetirlo? Si además le añadimos que hay otra escritora por ahí emulando tu obra porque se declara fan tuya pero que ella sí sabe cómo caer bien, cómo conectar con sus lectores, cómo aparecer en todos los blogs que hablan maravillas de ella o cómo vender su próxima novela sin que todavía se haya escrito (¿o sí?), el resultado es sencillamente trepidante por ver cómo acaba esa rivalidad literaria que ha pasado al plano de lo personal.

Sin embargo, creo que el relato más policíaco que hay en la antología es La flor de los desaparecidos de Ariadna Soler porque trata sobre una investigación policial propiamente dicha que debe resolver unas desapariciones en serie. Dado que el inspector al cargo y sus superiores no se toman demasiado en serio lo que está ocurriendo porque las personas desaparecidas no tienen ningún vínculo social, una inspectora novata todavía en prácticas decide tomar la iniciativa para averiguar la verdad sin saber que puede ponerse en peligro ella misma. Quizás el final es algo predecible porque no hay muchos personajes de los que sospechar pero aun así ha logrado engancharme por su narración de tal forma que lo leí de una vez y su autora ha sido el mayor descubrimiento que me he llevado leyendo la antología. Por el contrario, Dulces sueños de Damián Valverde ha sido demasiado predecible desde el primer momento. Es verdad que tiene una buena premisa, que contiene muchos guiños televisivos y que engancha porque queremos saber qué le está ocurriendo al protagonista, que sufre unas alucinaciones muy realistas en sueños, como si lo visitara Freddy Krueger por las noches. Un relato curioso que cuenta el día a día del protagonista siendo un poco monótono al principio, ya que he echado en falta algún diálogo que cortara los extensos párrafos descriptivos, pero tiene una buena resolución, independientemente de que se pueda predecir al ir leyendo.

Los dos últimos relatos quizás han sido los más extraños para mi gusto y los que de hecho no sé si entrarían en la clasificación de thrillers puros porque más bien son cuentos góticos de misterio sobrenatural. En El linaje de la sangre, Mary L. Torres nos cuenta una historia de una maldición familiar, con un castillo “encantado” y espíritus vengativos incluidos. La premisa atrapa pero me ha faltado algo más de fuerza al final y sobre todo, algo más de explicación y contexto. Aunque no ha llegado a gustarme del todo, hace del conjunto de la antología algo más variado. Por último, Raíces de Paula Peralta me ha servido sobre todo para conocer la pluma de la autora, que me ha parecido muy correcta para crear un ambiente gótico y claustrofóbico que parece sacado de un cuento de Edgar Allan Poe. Cuenta una historia demasiado abstracta para mí pese a que sea entendible y termina con un final chocante que lleva la metáfora del título hasta el extremo.

8/10

En resumen, una lectura más que recomendable tanto para tardes de calor como para noches fresquitas, porque cada relato se puede leer en una hora como máximo dependiendo del ritmo de lectura de cada un@. Una edición que además cuida los detalles con los inicios de cada capítulo y con una maquetación muy cómoda de leer. Para mí ha sido una forma de conocer a nuevas autoras y poder quedarme con sus nombres de ahora en adelante haciéndome una idea de sus diferentes estilos. Además, como contribución a la lucha contra la violencia machista, parte de los beneficios de las ventas de la antología irán a parar a la Fundación Ana Bella, que ayuda a mujeres maltratadas (www.fundacionanabella.org)

*Para terminar, muchísimas gracias a Onyx Editorial por haberme proporcionado un ejemplar.





¿Soléis leer antologías de relatos?

¿Os gustan las historias cortas de misterio?

domingo, 11 de agosto de 2019

RESEÑA La Emperatriz



Autora: Kresley Cole

Título Original: Poison Princess

Editorial: Red Apple Ediciones, 2019

Traducción: Yuliss M. Priego y Tamara Arteaga

Rústica con solapas / ebook, 370 págs.

Crónicas Arcanas #1

Género: Juvenil, Paranormal, Romance


Podría salvar el mundo… o destruirlo.

Evangeline Green tiene dieciséis años y lleva una vida de ensueño hasta que empieza a sufrir unas horribles alucinaciones. Cuando un suceso apocalíptico destruye su pueblo en Luisiana y mata a todos sus seres queridos, Evie se da cuenta de que las alucinaciones son más bien visiones del futuro, de todo lo que está por venir. Para luchar por su vida y encontrar las respuestas que tanto ansía, deberá confiar en un antiguo compañero de clase: Jack Deveaux, un cajún que es todo lo opuesto a ella.

Pero no podrá hacerlo sola.

Jack, con su larga lista de antecedentes, su actitud desafiante y su sonrisa engreída, es diferente a todos los chicos que Evie ha conocido. Aunque en el instituto se burlaba de ella y de cómo vivía, Jack termina accediendo a protegerla. Evie es consciente de que no puede confiar del todo en Jack. Pero ¿será capaz de resistirse a su sonrisa?

¿En quién podrá confiar?

Durante su búsqueda de respuestas, Jack y Evie conocen a otros que parecen estar en la misma situación que ellos. Una antigua profecía ha empezado a cumplirse y Evie no es la única con habilidades especiales. Un grupo de adolescentes medirá sus fuerzas en la batalla definitiva entre el bien y el mal. Sin embargo, no está muy claro quién pertenece a cada bando…


Es la primera vez que leo a Kresley Cole a pesar de que es una autora consagrada que lleva años en el panorama y siendo de actualidad con cada nueva publicación suya que sale a las librerías. Esta saga en concreto me llamaba mucho la atención porque ya la había visto rondando por ahí en su versión original (y las portadas son súper atrayentes). Había leído un poco por encima el argumento, pero a pesar de ello no me esperaba nada en concreto de este libro porque mi objetivo era conocer a una autora internacional de la que he oído hablar muchísimo y aun así, no ha sido lo que me esperaba, si eso tiene sentido.

A grandes rasgos, la historia comienza cuando Evie, meses después de que haya estallado el fin del mundo del que ella ya estaba prevenida a través lo que resultan ser visiones premonitorias, llega a casa de un desconocido que le abre la puerta con toda la amabilidad de la que es capaz un psicópata que en realidad acoge a jovencitas para experimentar sádicamente con ellas en su sótano. Para ganarse su confianza, el desconocido alienta a Evie a que le cuente su historia y así retrocedemos en el tiempo ahora ya con la narración desde el punto de vista de la protagonista en primera persona y relatándonos cómo era su vida de chica súper popular y guapísima, con un novio estupendo y guapísimo, en un instituto que no puede reunir más tópicos americanos. Aquí llega entonces el chico nuevo, misterioso y malote, que a pesar de ser un capullo integral es guapísimo y con eso a Evie le basta para perder las br-la perspectiva. Entre pensamientos calientes y conversaciones sexualizadas, vamos sabiendo cómo Evie ha estado internada en un psiquiátrico porque unas alucinaciones muy realistas le llegan con imágenes de chicos que parecen tener poderes y que le envían mensajes telepáticos de advertencia.

Es una premisa muy llamativa pero que no terminaba de arrancar al principio y más o menos las 100 primeras páginas han sido introductorias para conocer básicamente eso mismo una y otra vez, y el resto del libro ha seguido una pauta repetitiva con los dos personajes principales como únicos personajes relevantes para la trama, ya que todo transcurre entre sus conversaciones de tiras y aflojas, de insultos y de desprecios del uno hacia el otro. Ha sido una trama interesante por el contexto con una buena idea en cuanto a la fantasía paranormal se refiere, pero que me ha fallado en los detalles. La historia avanza prácticamente con el motor de la relación entre Evie y Jackson que es un enemies to lovers de manual, de llevarse fatal (un poco sin motivo, porque simplemente ella es una chica popular y él es el chico malo y delincuente que llega nuevo al instituto, él la pica y ella entra en el juego pero poco más) a, literalmente, amantes, porque parece que el sexo es lo único que le importa a Jackson, que no para de hacer alusiones sexualizadas a Evie a pesar de que (en teoría) no la aguanta, pero se le ve bastante interesado en acostarse con ella toooodo el rato. No he visto el romance irresistible que se nos promete en las frases promocionales (ni siquiera he visto romance, aquí lo que hay son muchas ganas de retozar, por parte de los dos aunque, cómo no, ella se tiene que hacer “la difícil” para continuar con el topicazo de chica estrecha y virgen que no quiere caer rendida ante el chico malo engreído que sabe que la tiene ganada). De hecho, me ha parecido un romance bastante insulso en el que lo único que mantiene la “chispa” es que no paran de intentar ponerse celosos entre ellos en cuanto aparecen personajes del sexo opuesto.

También hay temas como muy anticuados para ser una novela juvenil actual, como por ejemplo, que tras el apocalipsis la madre de Evie esté deseando que se junte a un hombre mayor o a Jackson (porque es muy guapo) ya que no ve capaz a su pobre e inútil hija de sobrevivir sin la ayuda de un hombre fuerte a su lado (llegan a hablar incluso de matrimonio, como si fuera una novela de Jane Austen, pero desde luego no de esta época). La importancia que se le da a la virginidad de Evie también me ha sacado de quicio, como tema recurrente de conversación entre sus compañeros de instituto (como si fuera algo de lo que todo el instituto hablara, con bromas constantes con su amiga o más adelante cuando Jackson insiste en que qué hay de malo en que quiera acostarse con ella, que total han sobrevivido al apocalipsis y no hay muchas más mujeres… en fin). Además, he notado que la presentación de los personajes se nos muestra con un cliché tras otro, además con algunos que yo ya pensaba que se estaban superando como, por ejemplo, que la protagonista tenga una única mejor amiga (que además es una alocada desinhibida que solo sabe hablar de chicos y de la virginidad de su amiga), que la abuela de la protagonista sea la que tiene todas las claves de las cosas sobrenaturales que le pasan o que cuando estalla el apocalipsis y Evie y Jackson son las únicas personas en kilómetros a la redonda y entra en escena una segunda chica, aparecen los celos y adiós a la sororidad, aunque solo fuera en pro de la supervivencia.

Realmente no me he aburrido como tal leyendo y no he tenido un problema específico con los personajes. Es más, la protagonista me ha caído bastante bien y como su voz ha sido la narradora en primera persona ha sido fácil conectar con su forma de ser, sobre todo cuando se replica a sí misma o hace comentarios sarcásticos, aunque reconozco que no he visto crecimiento personal por ninguna parte con esta chica más que en el último capítulo, literalmente. Ni siquiera Jackson ha tenido la culpa, pese a lo poco interesante que es como personaje (y eso que es cajún, motero y delincuente), sin una construcción definida ni otra personalidad que no sea la de “chico malote”, no me ha caído mal pero simplemente el pobre no me ha interesado lo más mínimo. Sin embargo, siento que el conjunto me ha fallado más de lo que he disfrutado leyendo. La mayor parte del tiempo he estado perdida porque no se explica muy bien el tema de los arcanos, ni de las visiones hasta bastante avanzado el libro, ni cómo ni por qué se llega al apocalipsis (quizás se explique mejor en las continuaciones de la saga) y en ocasiones ha un libro demasiado confuso en el sentido de extraño: ocurren cosas que no somos capaces de imaginar ni con las descripciones que se ofrecen. Después de que ocurra el fin del mundo, los capítulos pasan a una extraña rutina en la que se dan por sentadas demasiadas cosas de cómo es el mundo ahora (por ejemplo, se habla constantemente de “hombres del saco” que sigo sin saber quiénes son ni qué hacen ni por qué existen en ese nuevo orden). Así que esa continua sensación de estar perdida tampoco ha sido especialmente agradable al ir leyendo. Ni siquiera cuando al final parece que todo se acelera con más acción y aparecen otra serie de personajes (chicos con poderes que no sabemos por qué están ahí) logra remontar algo porque cuando finalmente Evie se revela como quien es, la Emperatriz (signifique lo que signifique eso…) me ha parecido una copia total de Hiedra Venenosa (Poison Ivy, la villana de Batman).

Para añadir otro problema más, he tenido una lectura accidentada tanto con el formato del libro como con un detalle de la maquetación. Me ha agotado físicamente intentar mantener abierto el libro porque la edición es demasiado rígida a pesar de ser de tapa blanda y no he podido abrirlo lo suficiente para poder ver las partes interiores porque los márgenes son tan insuficientes que resulta incómodo no ver las últimas palabras o las primeras, dependiendo de la página. Es una verdadera lástima porque no he podido leer lo suficientemente rápido como para coger un ritmo agradable de lectura porque me cansaba de hacer fuerza para tener el libro abierto bastante rato. Aunque siendo sincera el resto de la edición es una preciosidad, con los inicios de capítulo bien bonitos como con enredaderas de espino o con detalles de las cartas del tarot. Por lo demás, mi objetivo de conocer una nueva pluma ha sido lo que ha salvado esta lectura del desastre completo porque Kresley Cole tiene un estilo desenfadado y muy ágil, páginas llenas de interacciones y una buena imaginación, de forma que para disfrutarla a tope solo habría hecho falta que yo hubiera entendido lo que me estaba contando y que hubiera eliminado tanto mensaje anticuado de un libro juvenil actual.

4/10

En pocas palabras, sin llevar una perspectiva definida antes de empezar a leer, ha sido una pequeña decepción porque creía que estaría centrado más en la parte paranormal que en todo lo demás en lo que al final se centra. Me vale como punto de partida para saber cómo escribe Kresley Cole y el tipo de historias que me puedo encontrar con ella, pero no creo que esta saga sea la ideal para que yo continúe leyéndola. Es muy probable que gran parte de mi mala experiencia se haya debido a los detalles del libro y no al conjunto de la historia, porque reconozco que puede ser muy adictiva si se coge con ganas pero a mí me ha faltado algún ingrediente más de los que me he encontrado: personajes prototípicos, trama paranormal confusa, una relación con demasiados clichés y algunos mensajes pasados de moda. Sinceramente, dado que la narración de la autora me ha gustado no creo que sea la última vez que lea algo suyo, pero espero que la próxima ocasión acierte con la historia.

*Por último, muchísimas gracias Red Apple Ediciones por su amabilidad al enviarme un ejemplar.

 
 
¿Conocíais a esta autora?

¿Os gustaría leer esta saga paranormal?