Mis lecturas actuales y Barra de menú




lunes, 18 de enero de 2021

RESEÑA El Valle de los Ladrones


Autora: África Vázquez Beltrán
Editorial: Naufragio de Letras, 2019
Rústica con solapas /ebook, 480 págs.
Bilogía La Ciudad de los Ladrones #2
Género: Ciencia Ficción, Distopía, Aventura, Juvenil

¿Qué pasó después de que Lucrecia y Ryder atravesaran el Laberinto y encontraran el mundo exterior?, ¿por qué nadie en Ysgrand ha vuelto a saber nada de ellos desde entonces?, ¿con qué clase de mundo se encontrarán Alec, Arawn e Iri cuando decidan salir a buscarlos?

Las respuestas a estas preguntas están enterradas en la arena de un enorme desierto gobernado por la Mafia dunita, donde escasean el agua y la sombra y los androides se han levantado contra sus antiguos amos. Una ciudad rebelde, unas ruinas monumentales en las que acechan grandes peligros y una pandemia que se ha propagado por los oasis desde los tiempos del Accidente.

Ysgrand era sólo una pieza del puzle.

A día de hoy, África Vázquez es una de mis autoras de referencia y a la que más veces y a más gente suelo recomendar, tanto en público como en privado. Ya hay una conexión formada entra autora y lectora y es muy difícil que no disfrute con todo lo que sea que me quiera contar. En esta ocasión iba más que sobre seguro, ya que se trata además de la continuación y conclusión de una de las novelas que más me han gustado en los últimos años, de forma que tenía muchas ganas de ver cómo acababa esta bilogía tan original. Sabía que África Vázquez me iba a volver a entusiasmar, aunque reconozco que me he llevado una sorpresa enorme por encima de mis propias expectativas, sobre todo porque hacía tiempo que había leído la primera parte y no estaba segura de poder enlazar la acción con los detalles que aún conservaba en mi memoria, pero no ha sido ningún problema porque constantemente se van recordando a colación de lo que sucede en esta continuación. Antes de empezar, aclaro que esta opinión está libre de spoilers dentro de lo posible, si bien siempre se puede colar algún detalle de la trama de la anterior novela que quizás os gustaría descubrir por vuestra cuenta. De todas formas, por aquí os enlazo la reseña de La ciudad de los ladrones por si sentís curiosidad.

Como ya ocurría en La ciudad de los ladrones, de nuevo estamos ante una novela coral, con multitud de voces narrativas muy personalizadas, aunque sea en tercera persona del presente, con distintos matices y formas de expresarse que incluso sin las acotaciones de nombres sabríamos decir quién está narrando o interviniendo en un diálogo. A pesar de saber que me reencontraría con personajes conocidos, no recordaba lo mucho que me gustaban hasta que he vuelto a leer desde sus puntos de vista y he vuelto a disfrutar con la forma de ser de todos y cada uno de ellos. Además, como era de esperar, para rellenar las grandes bajas que sufrimos en la primera parte, en esta nueva entrega hay nuevos personajes que para nada se quedan en un mero relleno. Hasta ahora, Arawn era mi personaje preferido (y quizás sigue siéndolo en muchos aspectos) pero Cam se ha colado en mi corazoncito blandito (aunque estoy segura de que no le gustaría que usara esa expresión, segurísima de que no). Es uno de los personajes más especiales, en muchos sentidos, que he tenido el placer de disfrutar como lectora. Aunque África haya asegurado en alguna ocasión que no ha sido tal, a mí me parece de una destreza enorme dar voz y a la vez naturalidad a alguien como Cam manteniendo continuamente su esencia y regalarnos así un personaje único, diferente, original y maravillosamente atractivo. Luego lo pienso detenidamente y quizás simplemente sea que no estamos acostumbrados a personajes así de reales, sencillos y complejos, todo en uno, y me parece una verdadera lástima.

Por ello, África Vázquez se mantiene de nuevo fiel a su estilo, tanto en voz narrativa como en construcción de personajes y nos sigue regalando verdaderas joyas inolvidables como Quimera, Lucrecia o Alec. Os juro que Arawn está al nivel del idhunita Kirtash, que para mí es como un top de crusheabilidad, pero es que encima nos da materia extra con Cam, con Seth, con Kloe… en fin. Que mostrarnos  un elenco de flechazos es una de las prioridades de esta autora y no precisamente con demasiada sutileza. Son varias las parejitas que se van formando y alguna especie de triángulo amoroso que realmente no lo es pero nos sirve para mantener el shippeo en continua tensión. Las relaciones que ya estaban establecidas y las nuevas que se van desarrollando son de lo mejorcito que nos ofrece la novela. No es que sea una historia centrada en el salseo puro pero sí, es uno de sus platos fuertes del menú y la verdad es que, sin tener una trama retorcidamente compleja en cuando a argumento o una construcción complicada para el worldbuilding, la novela se mantiene por sí sola con el devenir de los acontecimientos entre los propios personajes, las interacciones entre ellos y las situaciones que les rodean, y los sentimientos que van en aumento y que se empiezan a descontrolar.

Como digo, pese a que pueda parecerlo desde fuera, no es que se trate de una novela juvenil romanticona porque esto de romántico tiene bien poco. Ante todo estamos ante ciencia ficción, digamos, realista, si es que eso existe. Si la primera parte centraba su ambientación y escenarios en una única ciudad, subterránea y claustrofóbica con rasgos grecorromanos y un sistema rígido de clases y estamentos que recordaban vagamente a Roma (con senadores, Coliseo y demás detalles), en esta ocasión nos trasladamos al inmenso e inexplorado exterior, en pleno desierto de dunas eternas, situado en lo que hasta hoy día se conoce como Egipto, pero imaginando cómo será dentro de unos 800 años. Ya podéis haceros una idea del panorama que les espera a los protagonistas. La autora nos planta delante un mundo devastado, un futuro que nos hemos cargado durante nuestro presente y al que ahora Arawn (Ernesto, para los amigos no puedo con esto de la risa) Iri, Ryder y demás compañeros deben hacer frente sin ni siquiera saber que existía este mundo. La trama parte desde el punto exacto en el que terminó el primer libro y a partir de ahí va metiendo a los personajes principales en diferentes situaciones límite, mostrándonos sus inseguridades, sus mochilas emocionales, sus reticencias a ser felices dada la vida que les ha tocado aceptar, sus discusiones ante las mismas adversidades y cómo afrontan diferentes dilemas morales y personales. Por todo ello, las pinceladas de ciencia ficción que envuelven la novela son solo el lienzo sobre el que la autora esboza unos retratos muy realistas de todos ellos. Ni siquiera son todos humanos, ya que en la novela se entrelazan humanos biónicos, con androides, con mutantes, y otros seres, y aun así la historia trata sobre temas muy de la Humanidad en general, de personas, al fin y al cabo, que son tan diferentes entre sí como iguales son entre todos.

De hecho, son varias las señas características del estilo de esta autora: la diversidad, los mensajes de igualdad, críticas sociales muy sutiles, reflexiones y dilemas intimistas…. Y creo que le sale natural. Ninguno de los temas que toca por encima o por debajo de las líneas queda forzado o metido con calzador, simplemente van surgiendo (como la discriminación, miedo u odio al diferente, las cualidades que nos hacen humanos o personas, si hay diferencia entre ambos conceptos….). A priori puede parecer que nos encontramos ante una novela de ciencia ficción densa que trata temas súper espesos, pero nada más lejos de lo que nos encontramos en sus páginas. Es una lectura ágil, con un ritmo de narración rápido, con capítulos muy cortos y numerosos, cambios constantes del punto de vista de los personajes y del foco de acción, escenas y diálogos muy dinámicos, y por encima de todo, entretenimiento: aventura, romance y humor (muchísimo humor y sarcasmo), los tres vértices que más me hacen disfrutar de una historia bien hilada.

10/10

Como os digo, ha sido un verdadero placer volver a leer a África Vázquez Beltrán y poder terminar esta historia que con tantas ganas me dejó la primera vez. Ha sido una conclusión épica y a la altura de las circunstancias, una lectura trepidante que me costaba parar de devorar cuando se me acababa el tiempo libre. No hay nada en esta novela que me haya decepcionado, que haya visto que flojeé según mis criterios o que yo misma desearía que apareciera en las páginas de otra forma. No, África me ha vuelto a dar exactamente lo que yo pido como lectora y lo que deseo como fangirl: una trama entretenida, con una buena ambientación, ejecutada por personajes fascinantes y humor, mucho humor y sarcasmo por todas partes. Así que voy a recomendar esta bilogía con la misma contundencia con la que ella la ha escrito y a seguir con fidelidad todo lo que tenga esta autora para lanzarme a mi cara de lectora ansiosa.

*Por último, y una vez más, muchísimas gracias a Naufragio de Letras por haberme confiado un ejemplar sabiendo lo mucho que iba a disfrutar yo de este final de bilogía.


 

Otras novelas de la autora reseñadas en el blog


¿Conocéis a esta autora tan versátil?

¿Os gusta la ciencia ficción fuera de estereotipos?