viernes, 18 de agosto de 2017

RESEÑA Imperfecta Armonía



Autora: Paula Gallego

Autopublicado, 2015

Ebook, 202 págs.

Autoconclusivo

Género: Romántica, Realismo Mágico, Contemporánea.


Mel no ha tenido una vida fácil.

Los fantasmas de su doloroso pasado y un angustioso día a día hacen que se encierre más y más en sí misma.

Sin embargo, todo cambia cuando un joven, al que por alguna razón solo ella puede ver, irrumpe en su vida. Acostumbrada a la soledad y al silencio, Mel debe aprender a convivir con alguien que es totalmente opuesto a ella. Alegre y descarado, Jack complicará su costumbre de reservar sus sentimientos. Juntos, deberán averiguar cuál es el misterioso vínculo que los une en un relato donde el dolor y el amor caminan de la mano.


Con esta novela he ido completamente a ciegas porque confiaba plenamente en Paula Gallego, que ya me convenció con “13 horas en Viena” hace unos meses y cuya reseña podéis ver aquí. Sabía que “Armonía Imperfecta” es anterior y que no estaba respaldada por una editorial, pero teniendo talento, yo me fío de una autora a quien ya he leído sin dudarlo. Además, tenía que aprovechar que la propia autora organizaba una lectura conjunta, dejando unos días de promoción los ejemplares en Amazon, y simplemente no podía perderme la ocasión de comentar la historia con más lectores. Así que sí, esta vez con su novela autopublicada, Paula lo ha vuelto a hacer y me ha vuelto a convencer.

“Armonía imperfecta” tiene varias cosas destacables. La primera de todas son los dos personajes principales, porque la trama de esta novela queda en un segundo plano. Empezando por Mel, una chica que sufre una de las mayores lacras de la sociedad, el acoso escolar, con una personalidad fácil pero que arrastra traumas e interioriza todo de forma que la única escapatoria emocional que tiene es autolesionarse cuando nadie la ve. Y por otro lado, Jack, el chico invisible que por alguna razón sólo ella puede ver pero acaba dando un vuelco a toda su vida. Además, el pobre aparece de repente en su casa sin recordar nada más que su nombre y con una personalidad alegre que hace que Mel se planteé muchas cosas.

La trama, más que tratarse de una historia de acontecimientos, se centra precisamente en ese misterio: ¿quién o qué es Jack? ¿por qué no se acuerda de nada? ¿por qué sólo Mel puede verle? Y así sin darnos cuenta el libro se lee solo porque te mantiene con esa intriga hasta (literalmente) el capítulo final. Es quizás lo más sencillo que tiene el libro, porque en realidad aunque suceden cosas, todas están muy concentradas en muy corto lapso de tiempo y realmente no es tanto lo que ocurre porque yo diría que la importancia reside en Mel y Jack y el por qué de su encuentro en tan extrañas circunstancias.

Sin embargo, tras muchas teorías sobre la resolución del misterio central, tengo que decir que para mí personalmente ha supuesto una pequeña decepción no por el final en sí, si no porque ya había leído otras historias con la misma resolución y de alguna manera me parecía algo demasiado evidente, pero eso ya depende de lo mucho que cada uno haya leído y de la propia imaginación para auto spoilearos, obviamente. Y aún así, el final parece muy adecuado para todo el tono que tiene la novela, un punto y final para la historia de la relación que se establece entre dos personas con un trauma (una que sólo puede dejar de pensar en ello con una cuchilla y otro que no logra recordar por qué ha llegado a ese estado de invisibilidad). El binomio que forman los dos queda perfectamente resuelto y la relación se va desarrollando de forma muy natural mientras los dos van resolviendo poco a poco sus problemas personales.

En este sentido, os prometo que a pesar de los temas que toca, y que podamos sentirnos identificados en determinados momentos con lo que le ocurre a la protagonista, en ningún momento la novela cae en los tópicos de los dramones lacrimógenos y se puede leer por la simple curiosidad de averiguar el misterio central. Pero sobre todo, lo más destacable es la forma que tiene la autora de narrar todo esto sin que parezca la típica novela juvenil romántica con un toque mágico. El desarrollo de las emociones y los sentimientos te llega y te hace conectar con Mel (más que nada porque es ella la principal protagonista mientras que Jack queda en un segundo plano y sin punto de vista propio en la narración), independientemente de que hayas sufrido o no sus problemas o sus circunstancias. Tampoco las escenas más crudas como pueden ser las autolesiones o los momentos de acoso como tal son tan dramáticas como para que parezcan sobrecargadas de realismo, así que todo está tan su justa medida que resulta de lo más creíble. La realidad de Mel es la que es y eso queda reflejado por cómo se comporta y cómo gestiona ella sus propios sentimientos. 

Por otra parte, la extensión de la novela tampoco permite profundizar en otros personajes, que en realidad son bastante escasos y sólo podemos destacar un poco a su tía y otros dos chicos con los que Mel entable relación de manera distinta y que ambos nos provocan sentimientos totalmente opuestos, porque uno es adorable y el otro es odioso, objetivamente. La verdad es que la historia no necesita más personajes porque lo importante es resolver el enigma que supone Jack para Mel y conseguir que ambos aprovechen el apoyo del otro para conseguir avanzar, así que no se nota la ausencia de más interacciones. Prácticamente todas las conversaciones de la novela son entre los dos protagonistas y basta y sobra, porque son las que de verdad tienen importancia.

Para terminar, tengo que resaltar que a pesar de la temática y del trasfondo, se trata de una novela que es tan ligera que ni se nota la carga psicológica que tienen los personajes a través de las situaciones que se plantean, porque además prácticamente no hay descripciones en todo el libro, y además casi todo se desarrolla en un par de escenarios, como mucho tres y la mayoría de escenas tienen lugar en casa de Mel. Así que el ritmo tan rápido, el tono ligero y desenfadado y la narración prácticamente a base de conversaciones, hace que se lea muy bien en estos meses, que apetece algo más fresco.


En resumen, con esta novela Paula Gallego me confirma lo que yo ya sospechaba: tiene un talento especial para plasmar sentimientos muy profundos sin necesidad de recrearse mucho en la narración, simplemente transmite. A pesar de la sencillez de la trama y de la corta extensión de la novela, queda claro que no hace falta incluir páginas y páginas de drama para reflejar un problema horrible en la sociedad como puede ser el bullying o un infierno personal como puede ser la autolesión por diversos motivos.
Otras novelas de la autora reseñadas en el blog


¿Habéis leído esta novela?

¿Conocíais a la autora o alguna de sus novelas?

lunes, 14 de agosto de 2017

RESEÑA Desde la Terraza



Autor: Francisco Casero Viana

Autopublicado, 2014 (2ª Ed.)

Tapa blanda / ebook, 305 págs.

Autoconclusivo

Género: Drama, Experiencia personal


Harta del trato que se le da como MIR (Médico Interno Residente) en el hospital donde trabaja, una doctora se marcha a África con otros tres médicos, de diferentes nacionalidades, a un hospital de un campo de refugiados en Ruanda.

Después de vivir el genocidio de los tutsis, sufrir mil calamidades y un cautiverio, son liberados y enviados a Tanzania para hacerse cargo del programa del Ministerio de Sanidad de aquél país, que contempla la visita a todas las aldeas y pueblos del país a bordo de un avión dotado con quirófano, para intentar solucionar los problemas de falta de medios sanitarios rurales y distancias, creando así el equipo de los Flying Doctors. Un triste accidente causa la muerte de los tres médicos varones y el piloto, quedando la doctora sumida en una terrible depresión en su casa de Dar es Salaam.

Esta es la historia de todos y cada uno de los médicos y sus vivencias en el campo de refugiados dentro del periodo que duró el genocidio de los tutsis a manos de los feroces hutus, contado por la doctora Ferrer a un periodista español, asumiendo el papel de de cada uno de los miembros de equipo en la narración como si fuese cada uno de los personajes quien relatase su parte de la historia.


Empezaré diciendo que este no es el tipo de novela que suelo leer o al menos no es el tipo de historia que me suele llamar la atención, pero precisamente por eso me atreví a probar con un tema que sabía que me iba a gustar mucho, porque al menos la temática ya contaba con mi admiración: la labor de los médicos que viajan a zonas de conflictos armados para ayudar a la población civil que sufre las consecuencias. Independientemente de cómo fuera la trama, ya sabía que al menos el trasfondo iba a estar cuanto menos interesante y la verdad es que así ha sido y es lo que más me ha convencido. Además, la evocadora imagen de portada acompaña a todo lo que nos podemos encontrar dentro de este libro.

No me esperaba que la narración de lo que es la historia en sí estuviera contada en forma de entrevista biográfica, es decir: la doctora Ferrer, la protagonista principal, va contando su historia personal a un periodista español que siente mucha curiosidad por las vivencias de su compatriota en territorio extranjero. El interés de su historia reside en que se trata de una doctora española que hace años abandonó nuestro país, y que ha perdido a su marido, también médico, por lo que intenta sobrellevar la melancolía que siente contemplando el horizonte desde su terraza en una ciudad de Ruanda. Tras un congreso al que asiste poco motivada, Javier, el periodista, la aborda y comienzan las visitas a su casa y se va desarrollando la entrevista que conforma a su vez el relato de la novela.

La historia de esta médico española es una de las muchas historias reales de cientos de sanitarios que se juegan la vida haciendo lo que hacen por salvar vidas o mejorarlas. Como trasfondo de esta labor humanitaria, nos encontramos con el conflicto armado de Ruanda de 1994 (clasificado como genocidio y crimen contra la humanidad), una guerra civil en la que murieron miles de personas y que sin ser un tema de actualidad del que ya han pasado casi 30 años, la realidad de lo que refleja se puede extrapolar a las decenas de conflictos armados que hay activos hoy en día.

En cuanto a los personajes, el relato da de sobra para profundizar en la vida y la personalidad de la doctora Ferrer, porque prácticamente todo se desarrolla a su alrededor y según su punto de vista. Pero también quedan muy bien afianzados sus compañeros de misión, a quienes va describiendo poco a poco a medida que avanza la entrevista. Además entre medias de la narración, la doctora va intercalando reflexiones que vienen a cuento de su propia historia, referidas a cuestiones políticas de la zona, a aspectos religiosos, a diferencias entre etnias o tribus africanas, etc. Todo ello es muestra del minucioso trabajo por parte del autor que hay detrás de una “simple” historia de experiencia vital.

La documentación necesaria para montar una historia de estas características se nota en casi todas las páginas porque es raro que haya una sin que se haga alusión a alguna ciudad, político, tribu africana, institución… También hay personajes históricos que yo no conocía pero que dan pie a investigar por vuestra cuenta si, como yo, sentís curiosidad, porque a mí es un ámbito que se me escapa por completo, ya que hay muchísimos datos sobre las Naciones Unidas y otras organizaciones internacionales creadas en el siglo XX y su repercusión en este conflicto, con muchísimos datos históricos. Como también me falta mucho contexto geopolítico de Ruanda, Guinea Ecuatorial y demás países de la zona, ha habido momentos en que la lectura se me ha hecho difícil para conseguir captar mi interés.

Y por otra parte, las descripciones del entorno ayudan muchísimo a completar el contexto, porque no se puede negar que el escenario africano en el que se desarrolla es original, al menos para mí, porque no recuerdo la última novela que leí que estuviera ambientada en este continente y el autor sabe llevarnos con su relato a través de los ojos de la doctora Ferrer y hacernos sentir que de verdad allí también pueden ocurrir historias conmovedoras.

Un apunte que debo hacer por tratarse de una novela autopublicada y que siempre me gusta hacer es acerca de la edición. Si bien la corrección y la ortografía están impolutas (o yo al menos no he detectado ni siquiera erratas), respecto a la puntuación o tipografía he estado un poco confusa porque no tenía claro cuándo la doctora relataba su historia y cuándo estaba en conversación con Javier, porque el uso de la cursiva es un poco aleatoria y la falta de comillas me dificultaba enterarme de cuándo seguía hablando el mismo personaje o era pura narración. También el uso de guiones es un poco caótico porque no siempre aparecen o bien aparecen cuando no hay diálogo. En mi opinión, nada grave ni molesto, pero sí algo a tener en cuenta para futuras ediciones.

Sin embargo, el aspecto que creo que me ha impedido que disfrutara más de esta novela ha sido una cuestión de gustos personales, porque en algunos momentos se me ha hecho un poquito espesa por el tipo de historia que es y que a mí me suelen hacer muy cuesta arriba dependiendo del momento en que la coja para leer. Aunque creo que esto se debe al ritmo lento que tiene el relato de la doctora Ferrer, que comienza prácticamente contando cómo conoció a sus compañeros y a su marido para decidir unirse al cuerpo de médico en los que se centra “Desde la terraza”. Por eso mismo me ha costado bastantes semanas leerlo, porque creo que es una lectura para la que se necesita tiempo para asimilar todo y en mi caso, para no saturarme, necesitaba intercalar con lecturas más ligeras.

En cualquier caso, esta falta de acción se ve compensada con la profundidad que adquiere cada una de las situaciones en las que se ve envuelta la doctora Ferrer, como por ejemplo, sobrevivir a un ataque de una minoría étnica que irrumpe violentamente en el campamento médico. Con todo esto, me quedo con una novela realista, diferente a lo que suelo leer, con una temática que no solemos ver en este tipo de novelas que sin ser históricas ni bibliográficas como tal, cuentan la vida de alguien que ha experimentado un hecho de la historia relativamente reciente.


En resumen, una novela llena de experiencias vitales, de difíciles situaciones en tierra hostil y de cómo un grupo de personas vuelan sin pensárselo dos veces a un continente extranjero para ayudar con su labor a las miles de personas que sufren los conflictos armados. Con una narración un poco densa pero cuyo ritmo lento es el que pide la propia historia, así que si os gustan este tipo de novelas, sin duda es recomendable aunque sólo sea por descubrir las experiencias de estos valientes médicos.

*Termino agradeciendo muchísimo al autor el envío del ejemplar y por haber confiado en mí para leer su novela ypoder realizar esta reseña.

¿Conocíais esta novela o a su autor?

¿Os gustan las historias de experiencias altruistas?

sábado, 12 de agosto de 2017

SORTEO 800 Ganador@s



¡Buenos días! Aquí me tenéis en esta semana de locos, con tanta celebración para anunciar a l@s ganador@s del sorteo por la celebración de los 800 seguidores cuando ya sois más de 900 y no paráis de hacerme feliz. Además, esta semana también ha comenzado el sorteo para celebrar que Tiempo Libro cumple 1 añito, así que se juntan todas las celebraciones.

Sin más, os dejo con l@s afortun@s y con el reparto de premios según lo que eligieron al participar.

Sorteo Nacional



Esther: Un lugar para nosotros

Esperanza: Olivia

Aída: Beach Kiss


Sorteo Internacional


Giovanna: Pack Romantic Ediciones

Carmen: Los colores del cielo

María: Maureen

Pau: Mi dulce locura

a Rafflecopter giveaway

A tod@s l@s demás, muchísimas gracias por vuestra participación y os informo que con motivo del 1º Aniversario de Tiempo Libro, hasta el 1 de septiembre podéis volver a probar suerte en los otros dos sorteos que siguen activos en Twitter y en el blog, que os enlazo en las imágenes.
http://enmitiempolibro.blogspot.com.es/2017/08/sorteos-1-aniversario.html

https://twitter.com/RhiverCross/status/894936296807964672

¡Muchas gracias a tod@s por participar!

¡Enhorabuena a l@s ganado@s!