sábado, 21 de enero de 2017

RESEÑA La Pata de Cupido




Autora: Lorena Pacheco
Editorial: Escarlata Ediciones, 2016
Ebook, 216 págs.
Autoconclusivo
Género: Romántica, Chick-Lit, Comedia
Esto no me puede estar pasando. ¿Tan horrible he sido como ser humano? Primero me muero. Luego me juzgan. Y ahora el mismísimo Dios me asigna un trabajo que detesto a cambio de mi plaza en el Cielo. ¡Por favor! ¿Que yo sea Cupido? ¿Que empareje a completos desconocidos y les lance flechas como si fuera un indio del oeste? Sin duda, por aquí arriba han perdido la cabeza y se han empeñado en que yo me una a su club de dementes…
Todos hemos pensado que será de nosotros una vez hayamos muerto, aunque muy pocos han imaginado convertirse en Cupido y pillarse un pedo con San Pedro.
No falla. Lorena Pacheco lo ha vuelto a hacer. No consigo mantener una expresión seria mientras leo cualquiera de sus historias, y esta novela no ha sido menos. De hecho, ha sido más, más divertida, más loca y más surrealista que las anteriores. A pesar de ser la tercera novela que publica, de la mano de Escarlata Ediciones, si no me equivoco, es anterior a todas las demás y en lo único en lo que se nota es en la sencillez de la historia. Porque la historia es tan sencilla como eso. Cupido, un puesto que ahora está ocupado por una recién llegada al Cielo y que a modo de compensación por sus malas obras en la Tierra, tiene que encargarse de repartir amor. Y la nueva Cupido mete la pata.
Las situaciones son tan irreverentes que hasta te las tomas en serio y todo lo que ocurre hasta te llega a parecer lógico y razonable cuando es de lo más surrealista que pueda suceder. Y mientras tanto no puedes dejar de reír. Ya no sólo por toda la situación con la pobre Angélica, amnésica y con su nuevo trabajo, si no por todo el ambiente celestial que queda retratado en la novela y que la autora ha sabido darle el toque típico de las comedias de sobremesa que no tienen más pretensión que entretener y mucho.
Además, el resto de personajes que no son exactamente protagonistas aunque sin ellos la historia no tendría ningún sentido (irónicamente, tendría menos sentido) son perfectos para una comedia de enredos como es esta. Cada uno de los cuatro sujetos de estudio de Angélica son para echarles de comer aparte: Hugo, Abigail, Dani y Amanda. Son tan típicos y cumplen tan bien su papel, que su defecto principal se convierte en una virtud para hacernos reír por las situaciones tan absurdas que provocan con su comportamiento. Cada uno de ellos tiene su etiqueta: el tímido, el mujeriego, la narcisista y la pasiva. Y según los cálculos del Cielo, estos cuatro tienen que acabar emparejados de alguna manera.
Por lo demás, el ritmo de lectura es rapidísimo, los capítulos son muy cortos y la novela como veis se podría leer en una tarde, porque al tener tantísimos capítulos cortos, no te das cuenta de que van pasando poco a poco. Además, también agiliza bastante la historia el hecho de haber hasta cinco puntos de vista, tanto de Angélica con su propia historia en el Cielo como de observadora de todos los demás y a su vez, con las narraciones de cada uno de los cuatro enamorados potenciales. Por supuesto, la autora sigue con su estilo cercano, muy irónico, de lenguaje coloquial y muy de andar por casa, así que en ningún momento te llegas a aburrir aunque sólo sea porque es como estar leyendo una SitCom en formato libro.
Y aunque en el blog haya empezado con la reseña de esta novela, que como digo es la última historia publicada de Lorena, tengo pendientísimas las reseñas de sus anteriores novelas, que ya están en marcha y que os enlazaré a sus portadas en cuanto estén publicadas, porque no pueden faltar en este blog después de todo lo que me hicieron disfrutar en su momento.. De todas formas, os dejo aquí el enlace a la página web de la editorial donde podéis adquirir “La pata de Cupido” si os he convencido con mi opinión, y que sólo está en digital.

Por último os comento que esta novela fue la elegida para organizar una lectura conjunta aquí en el blog, y que no podía haberme hecho más ilusión porque adoro a la autora. Miles de gracias a Escarlata Ediciones por contar conmigo, proponerme leer una vez más a Lorena Pacheco y enviarme un ejemplar. Además, también mis compañeros han reseñado “La pata de Cupido”, así que os dejo los enlaces a sus entradas para que os sea más cómodo leer más opiniones sobre esta divertida comedia.
¿Conocíais la novela o a la autora?
¿Os gustan las comedias románticas?

jueves, 19 de enero de 2017

RESEÑA Las Cenizas que Quedan




Autora: Andrea Prieto Pérez
Editorial: Ediciones Escarlata, 2016
Rústica con solapas / ebook, 312 págs.
Autoconclusivo
Género: Juvenil, Fantasía.
Hace cientos de años, la congregación Espúrea ascendió al poder. Obtenía su magia de las cenizas y su ambición fue tal que, finalmente, abrasó el mundo. Después de los grandes incendios y de los cataclismos ocasionados por aquel desastre, los supervivientes se escondieron en lo poco que se mantuvo en pie.
Aline lleva encerrada en los últimos vestigios de la civilización desde que perdió la última de sus batallas como capitana del ejército. Dejó la lucha por la política y pasó a formar parte del consejo, una institución que trata de impedir que los suyos sucumban a un mundo reducido al polvo.
Con la llegada de Weiss, un antiguo compañero de la milicia, Aline recibe un mensaje póstumo de su tío: unas coordenadas que esconden un secreto que bien podría salvar lo que queda o, por el contrario, destruirlo todo. Aline no tendrá más remedio que emprender un viaje lleno de peligros con la persona que había decidido dejar atrás, y cruzar un territorio dominado por las mortíferas tribus del fuego.
Esta novela es una de las últimas novedades de Escarlata Ediciones que no podía perderme porque, de momento, no me ha fallado con ninguna historia. Con “Las cenizas que quedan” queda claro que esta editorial no quiere ser encasillada en ningún género concreto y prefiere arriesgarse con cosas distintas. Además, tampoco podía perdérmela porque tanto yo como otros lectores hemos podido disfrutar de la lectura conjunta organizada por el blog Palabra de Gatsby, y ya sabéis el problema que tengo yo con las lecturas conjuntas, no lo puedo evitar.
La primera palabra que me vino a la cabeza cuando llevaba un par de capítulos leídos fue: original. No se me ocurre mejor manera de describir esta historia, porque tanto la ambientación, como los personajes, como la mecánica entre trama y todo lo demás, es algo que yo no había leído antes y no se me ocurre ninguna otra novela con la que compararla. Creo que la autora se ha ganado el mérito de sorprenderme, y eso muchas veces no es fácil porque cuando empiezo una novela, a menudo me asalta la sensación de que, aun siendo historias distintas, leo novelas muy parecidas (como puede ser el caso de muchísimas distopías que siguen el mismo patrón, o historias románticas con las misma dinámica de siempre, etc).
La simple premisa de que el mundo en el que nos encontramos está arrasado por el fuego provocado por los humanos para poder utilizar las cenizas como fuente de magia, me parece ya de por sí rompedora. Si además le añadimos todo un elenco de pequeñas colonias y tribus que luchan por dominar esa magia al precio que sea y conseguir más cenizas aunque ya no quede nada que quemar, podéis haceros una idea de las salvajadas que están dispuestos a cometer (como por ejemplo: spoilerson capaces de mutilarse miembros como dedos y brazos para poder quemarlos y obtener más cenizas fin de spoiler) y todo ello visto con buenos ojos porque se considera un honor dentro la comunidad.
La novela está concebida desde el punto de vista del llamado “viaje del héroe”. La trama comienza con un mensaje misterioso que trae Weiss del difunto Cobalt para su sobrina, Aline. Ninguno sabe qué se encontrarán en las coordenadas indicadas y ninguno parece darle mucha credibilidad a las palabras de un viejo explorador moribundo. Ni la propia Aline quiere realizar semejante viaje y menos con Weiss, al que desprecia por algo que ocurrió en el pasado cuando ambos eran compañeros. Así que es muy fácil meterte de lleno en la historia porque sigue el ritmo de ese viaje: cómo comienza, con quién se van encontrando por el camino, en quiénes pueden confiar y qué encontraran al final del camino, si es que encuentran algo.
Tanto Aline como Weiss tiene personalidades tan interesantes como poco comunes en novelas de fantasía, que se acercan muchísimo más al género grimdark que a la fantasía juvenil al uso. Aline es huraña, estoica y orgullosa y choca frontalmente con Weiss, que tiene un encanto manipulador, vive el presente y ama la aventura. Si además nos imaginamos que entre ellos hubo algo y que a raíz de algo que ocurrió, se acabó, os hacéis una idea de la química que hay entre ambos personajes. Es más, estas chispas continuas entre Aline y Weiss son el aliciente que a mí me ha enganchado realmente de la historia, primero por saber qué pasó hace años; segundo, porque cada vez que se hablan parece que van a acabar a puñetazos y por último, por saber si donde hubo fuego, cenizas quedan, como dice el refrán (y perdón por el chiste fácil).
Por lo demás destaco la ambientación, que ha sido envolvente desde el punto de vista de las descripciones. Según lees, te puedes hacer una idea muy visual y angustiosa de la devastación que ha acabado con el mundo (aunque ni siquiera sabemos si es nuestro mundo). A medida que iba leyendo me iba imaginando algo parecido a Los 100 pero sin vegetación alguna, en el desierto, con tribus de “los otros” de los que no fiarse ni un pelo y todo ello con la locura y las barbaridades de Mad Max. Una atmósfera de lo más atrayente para lo que son mis gustos.
Si acaso, el único punto negativo que he notado es la extensión de la novela. Demasiado corta para lo que podría ser una historia con un montón de personajes carismáticos, con mucho más contexto social y político, y sobre todo, con más historias del pasado. Desde luego, da para mucho más que lo que se deja entrever en las poquitas páginas que tiene. En realidad, no es que tenga pocas páginas (más de 300) sino más bien que para la historia que es, hubiera dado para otras 300, y aunque he intentado alargarla al leerla, me ha sabido a poco en ese sentido.
Por lo tanto, ya veis, una novela de acción y fantasía poco corriente, muy cortita para lo que estamos acostumbrados con este género, que te engancha desde el principio por el magnetismo que desprenden ambos personajes principales y que termina con un final desconcertante.
Por supuesto, mil gracias a Escarlata Ediciones, por el envío del ejemplar y por la amabilidad que desprende siempre. Os dejo el enlace a su web por si queréis adquirir el vuestro, tanto en papel como en digital.
¿Conocíais esta sorprendente novela?
¿Os gusta cambiar de género de vez en cuando?

sábado, 14 de enero de 2017

RESEÑA Infortunium II. Salvadora de Almas




Autora: Laura Tárraga Vañó
Editorial: Círculo Rojo, 2016
Tapa blanda con solapas, 366 págs.
Bilogía Infortunium #2
Género: Juvenil, New Adult, Scy-Fy, Acción, Histórica, Romance.
«Culpable, eso es lo que eres. Por tu culpa, Lucas está perdido.
Ahora debes enfrentarte a tus miedos, debes plantarles cara, debes
viajar, aventurarte a lo desconocido, ir a contracorriente… y todo sin
que en la Sede se enteren.
Porque sí, ahora existe una mayor amenaza. Alguien de quien no habría sospechado. Alguien que forma parte de ti.»
La segunda parte que estabas esperando: más viajes en el tiempo, muertes y misterios por resolver. Sentimientos encontrados, decisiones determinantes y la búsqueda de la verdad. Malvados que antes te parecían el diablo ahora son hormigas indefensas, las personas más benévolas son lo que no crees.
Nada es lo que parece, nadie es lo que aparenta.
Me resulta tremendamente difícil enfrentarme a esta reseña sin dejarme llevar por la emoción y empezar a soltar spoilers a diestro y siniestro. Pero no lo voy a hacer lo voy a intentar. En la medida de lo posible, no me referiré a trama en concreto pero es inevitable que alguna cosilla sea considerada spoiler si aún no habéis leído la primera parte de la bilogía Infortunium, cosa que os aconsejo (y si queréis más razones os dejo aquí la reseña de Infortunium I. Guardiana de Almas). En todo caso, señalaré y ocultaré lo que considere spoiler y así todos contentos. Y desde luego no voy a hablaros de qué va la trama que para eso ya está la sinopsis y vuestra curiosidad para leerlo; aquí me limitaré a mis impresiones generales.
Voy comenzar con el gran spoiler de todas las reseñas: es mi primera novela de 5 estrellas en el blog. Con eso ya os lo digo todo y no hace falta que sigáis leyendo. Si echáis la vista atrás en las reseñas del blog, es muy difícil que yo ponga la máxima puntuación a cualquier novela, por la simple razón de que mi listón es altísimo y reservo esta categoría para grandes novelas de entre mis favoritas. Además aunque sea mínimo, siempre hay algún puntillo más flojo en cualquier novela por buena que sea. Así que por eso siempre prefiero ser cauta y reservar la medalla de oro para las mejores de las mejores para mí.
Dicho esto, me olvido de la cautela y a lo loco: estoy irremediablemente enamorada de esta historia. Desde el principio hasta el final, me tenía en el bote en el mismo momento en que conocí a Azel, la protagonista. Sé que tiene algunos detractores, no de ella en sí misma como personaje, sino más bien con sus reacciones a lo largo de la historia, sobre todo en esta segunda parte. Pero a mí me ha parecido tan humana, tan realista, tan normal en todo lo que hacía, pensaba y sentía que no paraba de aplaudirla mentalmente (“Di que sí, Azel”, “Pues claro, tienes razón”, “¿Qué otra cosa ibas a hacer?” y así continuamente). La evolución de esta chica es tremenda y ante todo natural, [spoilers ] teniendo en cuenta la pérdida que sufre en la primera parte y la depresión con la que empieza en esta segunda novela, me parece algo más normal y realista que un arrebato de venganza, ira o cualquier otra reacción novelizada que se suele ver en otras historias. La culpabilidad es un sentimiento mucho más extendido y más probable en una chica normal como Azel, que se ve envuelta en algo como los viajes en el tiempo y la recogida de almas de los recién fallecidos. Y sobre todo, la salida de ese pozo es escalonada, algo que me ha encantado porque no se le enciende un interruptor y de repente decide que ya está bien, sino que son pequeños detalles, conversaciones y un progresivo cierre de heridas a lo largo de toda la trama, como por ejemplo, su historia no acabada con Kennet [fin de spoilers]. Así que un enorme olé por Azel.
Vamos ahora con Kennet, ese gran desconocido para mí en Infortunium I y que no supo ganarse mi corazoncito por motivos obvios, tiene en esta novela su protagonismo merecidísimo. Sin duda, los tres personajes principales están muy bien construidos desde todos los puntos de vista (personalidad, reacciones, en las conversaciones…), pero este chico me escamaba desde el principio por lo ambiguo que resulta y ahora he tenido la oportunidad de resolver el misterio que representaba para mí este personaje. Creo que es la mejora más destacable en cuanto a personajes, porque en la primera parte o lo amas o lo odias, y Infortunium II, lo comprendes.
La relación entre los tres personajes principales creo que ha tenido sus fans y sus contrarios. Habiendo una sola chica y dos chicos protagonistas, casi me parece inevitable no fangirlear un poco shipeando según te guste uno, otro, los dos, ninguno o entre ellos. El caso es que a pesar de que pueda parecer que Azel sufre un caso severo de instalove en Infortunium I, en realidad no creo que sea así por la sencilla razón que se explica al final de la bilogía completa y que Azel se encarga de dejar muy clarito: [spoilers→] tiene que resolver aquello de lo que se siente responsable, lo de que esa responsabilidad sea o no el amor de su vida ya se verá y mientras tanto, va dejando claro quién es cosa del pasado porque lo que a ella le importa en realidad es su propio futuro. Tengo que decir que a pesar de este aparente triangulo amoroso, me parece increíble como en ningún momento llega a serlo de verdad [←fin de spoilers] y la autora juega perfectamente con el tema pasado y futuro de las relaciones aunque se entremezclen en el presente. Ese es el hilo conductor de Infortunium II, es decir, la culpa que siente Azel, la responsabilidad por lo que pasó, el deber de actuar sabiendo lo que sabe mientras va atando cabos sueltos en su vida, de forma tan progresiva que acaba siendo muy realista y natural.
Por último en cuanto a personajes, los secundarios en esta segunda parte salen muy bien parados, en el sentido de que los conocemos mucho mejor (algunos incluso que ni nos dimos cuenta en Infortunium I que iban a ser personajes como tal). Erin es una secundaria digna de mención, un personaje que puede parecer que sólo cumple el papel de “novia de” en la trama para liar más las cosas, pero las apariencias engañan y la autora nos da una lección de ello con la subtrama de esta chica: nada (ni nadie) es lo que parece. Y me encanta que en esta parte haya tenido el peso merecido que le faltó en la primera novela.

Otro punto muy fuerte de la novela (en realidad de la bilogía) es la ambientación histórica. Como sabréis, es una historia de viajes en el tiempo, así que el tema de la documentación histórica es bastante importante a la hora de darle realismo a cada época por la que van viajando. Bien, dado que me apasiona la historia y el arte, cualquier novela que tenga datos de lugares, obras o personajes de la historia y demás curiosidades históricas, me tiene ya ganada casi al cincuenta por ciento. Pero es que además, tanto en la primera parte como en Infortunium II, las épocas elegidas son de de mis favoritas en su mayoría (no os cuento nada trama a continuación, pero por si queréis que sea sorpresa cuando leáis, os oculto los siguientes comentarios referidos a las épocas). [spoilers] Gran parte de la historia se desarrolla en la Edad Media, que ya de por sí me parece que tiene un encanto especial para cualquier historia de viajes en el tiempo, pero que sea la época elegida para “”El Suceso” con mayúsculas de la novela, me hizo engancharme desde el principio (o desde el final de Infortunium I, según se mire). Si después la historia me lleva a Egipto, la novela gana de golpe toda mi aprobación (porque hay muy pocas novelas y ahora mismo no se me ocurre ninguna, que el viaje sea hasta tan atrás en la línea temporal). Y si ya para rematar acabamos de crucero en el Titanic, otra de mis obsesiones históricas, con todo el glamour, la atmósfera elitista y la angustia de su última noche descritos a la perfección [fin de spoilers], os podéis imaginar lo mucho que he podido disfrutar de todas esas escenas. Así que por mis gustos, en ambientación histórica le pongo un 10 en vez de un 5, porque no podían encantarme más esas épocas.
Los giros de la trama o plot twist es algo a lo que tuve que acostumbrarme en la primera parte porque parece que a Laura Tárraga le gusta hacer que nos den mini infartos según leemos, así que esta segunda parte no iba a ser menos y desde que comienza hay pequeñas revelaciones que te dejan con cara de boba mirando la página y otros acontecimientos más traumáticos que hacen que tengas que volver a leer algunas páginas atrás porque no te crees lo que acaba de pasar. Pero los giros argumentales radicales es un recurso que como lectora me encanta y que esta autora sabe usar en los momentos clave de la historia para que continúe sin que decaiga el ritmo.
El final de la bilogía ha resultado muchísimo mejor de lo que yo me esperaba, muchísimo más maduro que cualquier final feliz o trágico que yo me hubiera imaginado según iba leyendo. Estaba preparada para lo peor y para lo mejor, pero no me esperaba para nada ese final [spoilers] ambiguo de alguna manera, pues no es el final edulcorado que podría haber sido, sino que teniendo en cuenta la evolución que experimenta Azel, la motivación que la mueve en toda la trama (salvar a Lucas) y el sufrimiento que arrastra por su relación con Kennet, creo que no podría haber final más perfecto que los últimos capítulos de esta novela y ese epílogo como dividido en tres actos para poder contar la historia de Azel y Lucas que, por exigencias del guión, queda un poco desenfocada en esta segunda parte [fin de spoilers]. Sin duda es de las cosas que más he disfrutado de la novela, el final: emocionante, pausado, sin prisa, y sobre todo coherente.

La mejora de Laura Tárraga en esta segunda novela es tan notable, que ni siquiera puedo decir que haya fallos en la corrección. Me ha costado encontrar ni un punto fuera de lugar, algo que por ejemplo en la primera parte sí ocurría. Frases muchísimo más elaboradas, párrafos de reflexión que acompañan a la trama y conversaciones más profundas entre los personajes hacen que se pueda apreciar muchísimo el gran progreso que ha experimentado la autora en cuanto a la narración, mucho más calmada, mucho más reflexionada en expresiones y estructuras y sobre todo se nota el trabajo que hay detrás para cuadrar todas las tramas y subtramas que, por ser inherentes al tema de los viajes en el tiempo, podrían haber resultado algo incoherentes o quedar abiertas de alguna manera. No, para nada. Todo queda perfectamente cerrado, atado y explicado (y mi cabeza echando humo de tanto unir escenas en diferentes tiempos). Baste decir que esta novela (la bilogía en general) está a la altura de otras del estilo como la trilogía Rubí, que hasta ahora se encontraba entre mis favoritas de viajes en el tiempo y ahora queda destronada, obviamente.
En definitiva, no consigo decir nada negativo de Infortunium II y ni siquiera lo voy a intentar, porque voy a seguir maravillada con esta historia durante mucho tiempo. Haré pasar a Azel a mi zona VIP de personajes favoritos, y como ya me supo mal no poder incluir Infortunium I en una lista de las 10 mejores novelas en 2016, ésta clarísimamente entra en las de este año. Y ahora sí que sí: #AdiosInfortunium.
*Muchísimas gracias a Laura Tárraga por la ilusión que me ha transmitido y por todos los detalles con los que he podido disfrutar muchísimo más de su historia.
**Los aesthetics son de Verónica Villar, Laure Ever y el último mío, (como también la última foto del conjunto).
¿Habéis leído esta bilogía o la conocíais?
¿Os llama la atención?