lunes, 27 de febrero de 2017

RESEÑA La Madre de los Carabineros




Autor: Alessio Puleo
Editorial: Click Ediciones (Editorial Planeta), 2017
Ebook, 140 págs.
Autoconclusivo
Género, Romance, Histórica, Biografía.
En Palermo, en frente de la casa del juez Borsellino, vive una anciana que parece salida directamente de las páginas de una historia del pasado. Domenica Lupo, este es su nombre, hace años que asiste a los policías que, después de la masacre de Via D'Amelio,  la casa de la familia del juez, y ha formado un vínculo con ellos tan fuerte como para convertirse, a sus ojos, en la madre de todos. Lleva té, agua, croissants, sandwiches con buñuelos, a cualquiera que vista el uniforme.
Hasta que un día entre los jóvenes policías viene un tipo que, intrigado, decide averiguar por qué tanta dedicación y contar su historia. -¿Qué tal el domingo?, dijo Mimma. Y le explica una historia tan dramática como la verdad del pasado, en momentos en que las mujeres sicilianas sufrieron el abuso y la violencia, frente a la cual tuvo que inclinar la cabeza en silencio. Mimma habla de un amor nunca consumado por un joven brigadier de los Carabinieri, un lazo muy fuerte para toda la vida, a pesar de ser pisoteado por la hostilidad de los hombres y de las reglas no escritas de honor. Una extraordinaria historia que merece ser escuchada, vivida y transmitida.
 Una novela conmovedora basada en una historia real. Una bellísima historia de amor.
Esta novela me llegó en el momento perfecto en el que me apetecía algo ameno, con encanto y ambientado en otra época. Hacía mucho que no leía nada de este género, así que no pude negarme cuando su propio autor se puso en contacto para ofrecerme su historia, y ha sido un soplo de aire fresco entre tanta fantasía y novela juvenil. Para empezar diré que soy una enamorada de todo lo que tenga que ver con Italia, su cultura y su gente, así que esta novela ya tenía la mitad de mi aprobación incluso antes de empezar a leerla.
La madre de los carabineros es un personaje real, que como se cuenta en la introducción de la novela, se trata de una adorable anciana que vive en Sicilia y a la que se conoce con este sobrenombre. La novela nos relata su vida desde la temprana edad de 17 años y vamos viviendo con ella y su familia sus alegrías y sus penas. Nada más comenzar, conocemos a Domenica “Mimma” Lupo, una chica alegre, tranquila y muy familiar que vive con sus abuelos y sus hermanas en la Sicilia de principios del siglo XX, en plena dictadura de Benito Mussolini y con las férreas costumbres moralistas italianas imperando en la vida de sus ciudadanos.
En medio de esta ambientación tan rural, Mimma vive feliz con sus abuelos, que la han criado como verdaderos padres a ella y a sus hermanas, tras perder a su madre y la desaparición de su padre. Cuando llega a Palermo un joven brigadier de los carabineros, Giovanni, la belleza de la chica hace que enamore perdidamente de ella. Y sí, aquí nos encontramos con uno de esos amores de los grandes clásicos de la literatura, instantáneo, casto y sin más razón que la belleza y la pureza de los enamorados. Bajo la atenta mirada de las familias de ambos, que consienten en que los jóvenes se prometan, comienzan un feliz noviazgo durante dos años, que resulta ser la alegría del pueblo entero. Pero como os imagináis, la dicha no dura mucho. En el camino hacia la felicidad de Mimma y Giovanni se cruza Vito Caronia, un mafioso que se obsesiona con la chica desde la primera vez que la ve y que se jura a sí mismo que sea como sea, la convertirá en su esposa. Junto con sus secuaces, decide seguir a Mimma y secuestrarla en plena noche, para desesperación de su familia y de Giovanni.
Y hasta aquí puedo contaros sin desvelar mucho más de la trama, puesto que a partir de aquí la novela toma otro cariz completamente distinto y nos sumerge en las profundas costumbres moralistas de esta época, en las injusticias que se justifican por el honor de la familia, porque antes que la verdad y la honestidad priman la moral, la honra y los chismes de la gente. Es inevitable ir leyendo página tras página e indignarse por cómo cambian el rumbo los acontecimientos cuando la víctima pasa a ser la persona que peor castigo recibe solo por el “qué dirán” de sus vecinos. Aunque Giovanni tampoco lo tiene  fácil, porque proviene de una respetada familia de carabineros de Roma (su padre es coronel y su hermano mayor es capitán) y el buen nombre de su familia peligra cuando la virtud de su prometida es puesta en entredicho tras el secuestro. En este sentido, la novela refleja perfectamente el pensamiento de la época y el lugar, dado que Sicilia siempre ha sido una provincia muy cerrada en cuantos a sus costumbres, y nos abre los ojos sobre los pasos agigantados que hemos dado en muchos sentidos sobre la forma un poco menos retrógrada de ver las cosas.
Por otra parte, la narración es muy ágil y se hace muy amena porque no se centra en descripciones de lugares o personas, sino más bien poco a poco nos va dando datos de las situaciones, de las relaciones entre unos personajes y otros. Además, en la segunda mitad de la novela, podemos ver un fiel reflejo de cómo era el sistema de “justicia” de la época, en la que las víctimas importaban bien poco con tal de que se mantuviera la moral por encima de todo. Pero a pesar de que la indignación del lector pueda estar a flor de piel en todo momento, no se puede parar de leer porque necesitas saber qué va a ser de la pobre en Mimma tras las injusticias que le tocan vivir, las decisiones que tomará para poder sobrellevar las duras situaciones que tiene afrontar y todo ello siempre debatiéndose entre el amor y el honor.
En definitiva, ha sido una novela que te hace reflexionar y sufrir con Mimma y todo lo que le toca vivir tras haber conocido la felicidad y haberle sido arrebatada de manera tan injusta y sin ningún apoyo por parte de nadie. Con un tono muy melancólico y en forma de recuerdos, es una lectura muy recomendable para quienes disfruten de las novelas costumbristas que nos llevan a otras épocas y otros pensamientos no tan de hoy en día.
Otras cosillas del libro
Al parecer el autor conoció realmente a esta anciana mujer cuando él mismo estaba destinado en Palermo como policía y que en la novela parece que toma otro nombre cuando la historia comienza con el narrador siendo ayudado por la amable señora que les lleva bebidas a los carabineros al cuartel. Es esta misma señora la que le cuenta la historia de su vida y así es cómo “La madre de los carabineros” se convierte en novela, pese a estar pensada inicialmente como guión de película.
*Muchísimas gracias a Click Ediciones (Editorial Planeta) por el envío del ejemplar  y a Alessio Puleo por haber pensado en mí para reseñar su novela, porque sin duda me lo ofreció en un momento en que me apetecía muchísimo una historia así.
¿Conocíais esta novela o al autor?
¿Os gustan las novelas ambientadas en Italia?

domingo, 26 de febrero de 2017

PROYECTO Vuelta al Mundo en Papel: Islandia



¡Buenas tardes! Seguramente a estas alturas ya hayáis oído hablar de este proyecto o iniciativa personal de Sandra de Mi rincón de libros y yo, al que nos hemos sumado multitud de blogs literarios para poder viajar de esta forma tan particular como es a través de las historias de los libros. Os enlazo aquí la entrada donde Sandra seguramente os explica mejor que yo en qué consiste esta vuelta al mundo durante todo un año, pero básicamente se trata de que mes a mes, varios blogs dependiendo de la etapa y el país del mundo que toque en cada ocasión, os haremos una serie de recomendaciones, curiosidades y otro tipo de artículos para llenar la blogosfera de historias ambientadas en muchos lugares del mundo.

Mi primera aportación personal para este proyecto la elegí porque siempre ha tenido un encanto especial  para mí y siempre me ha llamado la atención que se trate de una tierra de contrastes entre el hielo y el fuego y no, no se trata de los Siete Reinos. Me estoy refiriendo a ese país europeo, apartado del continente y que destila un aura mágica para cualquier novela que se desarrolle en este país: Islandia.

Investigando para realizar esta entrada lo más completa e interesante posible, he encontrado algunos datos muy curiosos sobre el mundo literario islandés y sus hábitos de lectura. Por ejemplo:

➸ ¿Sabías que los islandeses leen una media de 40 libros al año? Así, a saco y sin retos de Goodreads de por medio, ¡y de media! Ya no los voy a comparar con los españoles, pero si no me equivoco, son el país más lector del mundo.

➸ Además, no sólo nos llevan años luz de ventaja en lectura, sino también en escritura, porque parece ser que 1 de cada 10 islandeses escribirá un libro a lo largo de su vida (un dato de 2013 según la BBC).

➸ Tienen incluso una tradición centenaria con nombre propio, Jólabókaflód', que se puede traducir como “Inundación de libros por Navidad”, según la cual todos tienen que regalarse un libro en Nochebuena.

➸ Y por si fuera poco, en 2003 la UNESCO nombró a Reykjavik, la capital de Islandia, ciudad de la literatura (y no me extraña, tiene unos 122.000 habitantes, y más o menos 10.000, aproximadamente el 8,2% de la población de esta ciudad son autores de algún libro).

➸ Los escritores islandeses son de los más prolíficos del mundo, publicando todas sus obras en islandés al 100% como reivindicación del idioma.
Y a pesar de todo lo anterior, mis recomendaciones de lecturas ambientadas en este país, son de dos autoras españolas: Maite Carranza y Laia Soler, que también debieron pensar que Islandia tenía un encanto especial para contar sus historias con esta ambientación.


Esta novela la leí cuando tenía unos 12 años, y guardo muy bien recuerdo. Se trata de la segunda parte de El Clan de las Brujas, de Maite Carranza, que nos sumerge en las zonas más inhóspitas, menos turísticas y más desconocidas de este país helado. Con la magia que caracteriza a las culturas basadas en mitología, la autora nos muestra una historia fantástica con profundas raíces en el folklore islandés. La historia se centra en una española que en sus años más locos de juventud decide irse a Islandia un poco por compromiso por su deber hacia su clan de brujas y allí descubrirá algo más que no esperaba: al amor de su vida.

Pero más allá de la historia, la forma de describir los paisajes, toda la ambientación y los escenarios donde se desarrolla la acción, son fieles retratos de la Islandia más salvaje y menos conocida por el resto del mundo, y en donde sólo alguien tan poderoso como una bruja, osaría adentrarse para librar una feroz batalla bajo las condiciones más extremas. Os hablo en contrato de esta parte, pero sin duda os recomiendo la trilogía entera.


¿Qué mejor forma para viajar por uno de los países más exóticos del mundo que un road trip completísimo? Además de romance y aventura, como es lógico sólo por el argumento, también tiene muchísimos misterios, magia y algo de fantasía. Pero ¿cómo no va a haber fantasía en uno de los lugares más mágicos del planeta?

La cultura islandesa, sus impresionantes paisajes, su mitología y su folklore se transmiten sin que nos demos cuenta a lo largo de la trama entre tres personajes: una chica cansada de su vida en España y que sólo quiere huir cogiendo el primer avión que pille, y que resulta ser Reykjiavik, donde conoce a dos chicos islandeses, tan distintos como la noche y el día, pero unidos por un secreto en común.

Como curiosidad, os cuento que la autora hizo ese mismo road trip en autocaravana y se enamoró tantísimo de esta tierra de hielo y fuego que supo plasmarlo a la perfección en una historia preciosa de amor y amistad.




¿Conocíais estas curiosidades literarias sobre Islandia?

¿Habéis leído alguna de estas recomendaciones?

sábado, 25 de febrero de 2017

RESEÑA Virtud y Verdad


Autora: Rolly Haacht
Autopublicado, 2016
Tapa blanda, 468 págs.
Trilogía Amor y Virtud #2
Género: Juvenil, Realista, NewAdult, Young Adult, Romántica.
Un año después de la tragedia, los hermanos Becker deben seguir adelante con sus vidas. Zane no consigue afrontar la pérdida y Derek y Arabia regresan a casa para ayudarla. Jake se ha vuelto más reservado, Louis oculta un peligroso secreto y Emily Wathson sigue creyendo que las cuatro virtudes del alma están encarnadas en Arabia, Derek, Jake y ella misma; de tal forma que solo si están juntos, alcanzarán la auténtica felicidad gracias al amor. En su nuevo camino les esperan celos, envidias y drogas. Pero también el amor de sus vidas, las primeras experiencias y los corazones rotos. Y es que esta atípica familia sigue viviendo su mayor aventura: vivir.
Esta trilogía autopublicada ha sido uno de los mejores descubrimientos que podría haber hecho el año pasado, y aunque yo quería dejar menos tiempo entre las dos primeras partes y la última (aún sin publicar, pero que está al caer), se me cruzaron por delante un par de lecturas conjuntas y obviamente, ahí tenía que estar yo. Así que en el último mes (literalmente) he estado leyendo esta segunda parte y disfrutando muchísimo más, si cabe, que de “Amor y Virtud”, la primera parte, que podéis ver aquí reseñada y aquí en el Wrap Up de enero.
La historia se retoma justo un año después del final de “Amor y Virtud” y sigue la misma línea pausada de narración, con pequeños episodios de la vida de los personajes que ya conocemos, totalmente enlazados, con saltos temporales de semanas o meses con algún que otro altibajo y sin que nos demos cuenta, poco a poco los acompañamos otro año más con nuevos problemas, nuevas relaciones, nuevos encontronazos y nuevas reconciliaciones. Si conocéis la trilogía o habéis leído la primera parte, sabréis (y si no os lo comento yo) que la historia se desarrolla gracias a los personajes, que son el interés principal, mientras que la trama sólo es el motor secundario que hace que los conozcamos, los disfrutemos, nos encariñemos o suframos con ellos. No hablaré mucho de la trama en sí por si no habéis leído la primera parte, pero sí comentaré la evolución de algunos personajes, y en esta segunda novela nos reencontramos con los hermanos Becker (Derek, Jake, Zane y Louis), las hermanas Wathson (Emma y Emily) y la amiga común de todos, Arabia. No os abruméis, son muchos personajes y nombres, pero la cosa engaña.
No sé cómo no lo vi venir, porque la portada lo deja bastante claro, pero indudablemente esta es la historia de Jake, el protagonista absoluto de la trama y en realidad creo que de la trilogía entera porque todo lo que sucede y todos los demás personajes giran en torno a él. Aunque en la primera parte me resistí muchísimo a su encanto, en esta no he podido aguantar más y lo reconozco: se ha convertido en uno de los mejores personajes que he podido conocer. Su doble personalidad de chico conflictivo-impulsivo-malhumorado y a la vez responsable-introspectivo-maduro, me tiene embelesada. Jake es un personaje muy completo y muy complejo, que tiene todo lo necesario para removerte algo por dentro cuando lees sus pensamientos y sentimientos, aunque a veces pueden ser ganas de pegarle un puñetazo y a veces pueden ser ganas de darle un abrazo. Así es él, no deja indiferente en ningún sentido, por más que lo intentes.
Como os digo, girando como satélites alrededor de este chico están el resto de personajes, necesarios para la historia, pero que me han parecido bastante más secundarios para la trama. Mejor dicho, con tramas propias en paralelo necesarias para seguir siendo testigos de lo que de verdad nos importa: lo que hace Jake, lo que siente Jake y lo que quiere Jake. El resto, pues ahí están, y de vez en cuando nos mantienen enganchados con lo que les pueda suceder. Por ejemplo, este el caso de Louis, el menor de los Becker, pasando prácticamente desapercibido en “Amor y Virtud” (pero al que yo había echado el ojo), en esta novela tiene su propia trama merecida y que ha conseguido que me encariñe mucho de él. En más de un momento nos lo hace pasar realmente mal por el camino que comienza a tomar y que creíamos que había abandonado en la primera parte. Además su relación con Jake (sus altibajos más bien) son una de las cosas que más disfruto de esta historia.
En realidad, cada vez que cualquiera de los hermanos Becker se junta para hablar (o al revés, hablan para desjuntarse), los diálogos tienen algo muy especial, la relación fraternal traspasa el papel y de verdad que la autora sabe trasmitir muchísimo los distintos sentimientos que se pueden tener hacia un hermano (si tenéis hermanos, creo que notaréis esos matices y disfrutaréis mucho de estas partes). Los pensamientos positivos y negativos que tiene Jake hacia cualquiera de sus hermanos, es algo tan bien llevado y tan bien descrito en acciones y sentimientos, que casi diría que el verdadero impulso de la historia es el amor fraternal, en vez del amor romántico. Y eso se nota en cada escena de los hermanos Becker juntos.
Lo cierto es que hablo por los chicos Becker, porque Zane (la hermana y tercera en edad) es un personaje que sigue sin convencerme, ni en esta parte ni en “Amor y Virtud” (a la espera de la tercera parte) porque la veo demasiado sosa, como que la trama hubiera quedado igual sin ella, sustituyéndola simplemente por Arabia como hermana postiza o de acogida. Cierto es que la relación entre estas dos es parte de la relación de Arabia con los Becker, pero más allá de eso, es que no le veo interés a su participación en la historia (a ver si esto cambia en “Verdad y Perdón”).
Por lo demás, pierden peso también Derek y Emily, que a veces llegan a aburrirme, porque realmente lo que les pasa son acontecimientos que sirven de escenario para la trama de Jake (y todos encantados) pero los pobres no tienen mucho más que hacer, porque Jake les hace sombra en todo (incluso spoilersen su día más importante quedan eclipsados por LA ESCENA que protagonizan Jake y Arabia,fin de spoilers y que me sirvió para terminar de convencerme de que este personaje es de lo mejor que me he podido encontrar). Así que como os vengo diciendo, todo lo que les pase al resto de esta pandilla es por algún motivo y ese motivo se llama Jake.
Incluida Arabia, que si bien al principio de la novela seguía muy en la línea de la primera parte (en la que quizás tenía un poco más de peso, con sus teorías acerca de las virtudes de Platón), poco a poco se ha ido apagando para mí. En un par de conversaciones echa a perder mi buena opinión de ella. Pero además, hasta llegar ese punto, la evolución que la lleva a tomar las decisiones que toma hace que deje de conectar con ella de golpe. Sé que la historia transcurre a finales de los 80, concretamente 1989 (muy buen año, por cierto) y que las relaciones se llevaban de otra manera, pero no sé, es Estados Unidos, siempre van por delante en libertades y desinhibiciones, y Arabia (a pesar de su procedencia turca) creo que exagera mucho ciertas cosas y se crea traumas donde no los hay. Y claro, el que paga el pato es Jake (bueno, Jake siempre paga todos los patos, por si no lo había comentado).
En cambio, hay un personaje que ya me gustó desde la primera página que sale en “Amor y Virtud” y que siempre creí que iba a dar mucho juego en la historia y por suerte, no me equivocaba: Emma Wathson. Esta chica me encanta, es odiosa y atractiva a partes iguales, y la mezcla resulta perfecta, con multitud de matices que en más de una ocasión logra sorprendernos con giros en sus reacciones y decisiones. Por el contrario, su hermana Emily que al principio hasta me parecía muy mona, pierde unos cuantos puntos de interés para mí, porque casi que el personaje se queda en “hermana de”, “pareja de” o “amiga de”, y no hay más donde rascar.
Llegados a este punto, mejor del final ni hablamos, porque si no lo digiero aún, menos lo voy a intentar comentar. Pero que sepáis que si el final de la primera parte os pareció demoledor, éste es de infarto. Y no me refiero a que en los últimos capítulos pasen un montón de cosas que cambien la trama totalmente. No, me refiero a las dos últimas páginas que hay que leer dos veces para enterarte de lo que acaba de pasar, porque es así de precipitado. Adoro esos finales, en serio, soy como una masoquista de finales radicales y este no lo vi venir por ningún sitio. Es más, spoilers se acabó un ship para mí, porque creía que ahí había tema, con churumbel incluido, (incluso dos churumbeles, ¿por qué no, si ocasión hay?) y en un par de páginas asisto a la muerte de uno de mis ships desde el principio, desde la escena del coche rayado en “Amor y Virtud” que tanto me recordaba a Veronica Mars y a Logan Echolls fin de spoilers, así que visto lo visto, a la autora le gusta hacernos sufrir bastante durante y al final de sus novelas, esa es mi conclusión.
En resumen,  para tratarse de una segunda parte, que suelen ser como la más transitoria en las trilogías, “Virtud y Verdad” es muchísimo mejor que su predecesora, mucho más profunda, pasan muchísimas más cosas y conocemos mucho mejor a los personajes. Y por supuesto, hay mucho más Jake.
¿Habíais oído hablar de esta trilogía?
¿Conocíais a Rolly Haacht?